Inicio Plantas de jardín Árboles Árboles Frutales -Parte I-

Árboles Frutales -Parte I-

Buenos días amigos, hoy en Decoración y Jardines queremos hablar un poco sobre el cuidado de los árboles frutales. Si tienes árboles frutales en tu jardín o en tu parcela, terreno, patio.. queremos brindarte los mejores consejos para que crezcan sanos y fuertes en su desarrollo.

Tenemos que tener muy presente que en la primera etapa del desarrollo de tus árboles frutales, lo que es la zona de las raíces, el tronco e incluso las ramas no se han acabado de desarrollar… por ello aún no pueden soportar demasiado peso y a veces el árbol podría partirse… pero para ello estamos nosotros.

Si ves que tu árbol no puede soportar bien su propio peso podemos combinar este con un apoyo externo para ramas.. por ejemplo poniendo algunas tablas o atándo algo que les ayude a una mayor altura. Lo suyo es que no se doble procura que tu árbol esté recto ayudándolo con tablones y palos.

Recuerda que queremos un árbol fuerte y bien desarrollado, sano y que pueda aguantar las inclemencias del tiempo.. por ello es necesario una nutrición bien adecuada.

Algo muy importante a tener en cuenta es el tipo de árbol que hemos plantado, el clima que corre por nuestra zona… y tener productos específicos para su buen desarrollo, que no le falte de nada!

Algo a tener muy en cuenta es no regar tu árbol demasiado, proporcionarle mucha agua es bastante peor que si nos quedamos cortos con ella.

El agua puede tener un efecto negativo para el sabor de la fruta, y además podemos acabar matando al árbol o hacer que no crezcan otras frutas en el futuro. Es bueno regarlo, pero no en exceso.

En algunas ocasiones nuestro árbol frutal puede estar enfermo, tenemos que averiguar bien de donde procede los problemas y no solucionarlos regándolos más de lo habitual, pues esto los llevaría a la muerte seguramente.

Si ves que tu árbol presenta algunas ramas con enfermedades, dañadas y en general parece poco saludable, deberemos eliminar estas ramas.

Algunas ramas no podrán ser salvadas y no nos conviene que nuestro árbol mal gaste energías en intentar llevar nutrientes a estas ramas que no pueden ser salvadas.

Como no queremos tirar nutrientes, lo mejor es eliminar estas ramas que ya no valen para nada. Deja solo lo que veas que esté sano. Es conveniente hablar de vez en cuando con un profesional, él nos guiará para que nuestro árbol se desarrolle perfectamente y nos proporcione sus sabrosos frutos.

1 COMENTARIO

Dejar una Respuesta