Cactus Saguaro y Pitahaya -Parte I-

0

Buenos días amigos, hoy os hablaremos sobre los cactus! Si te encantan este tipo de plantas o simplemente quieres incluirlos en tu jardín o en el interior de tu hogar y aprovechar sus flores o bien sus frutos, aquí en este espacio  hablaremos sobre la especie de Cactus Saguaro y Pitahaya.

Algo que tendremos en cuenta para embellecer nuestras zonas será la morfología del cactus, pues esta hace que la planta se convierta en una especie importante que pueden ser y son utilizadas para multitud de cosas.

Si quieres saber más a cerca de la morfología del cactus Sagurao y Pitahaya, ten en cuenta que las raíces se ramifican en dos. Las más esenciales, es decir las principales se hayan en el suelo a 2 o 10 pulgadas de profundidad. El espesor será de unos 30 cm..

Las otras raíces llamadas secundarias o bien adeventicias suelen surgir con la poca agua o escasez de agua, por ello al salir hacia fuera suelen desarrollarse sobre el suelo.

Ahora bien, los tallos de estos cactus se encuentran dispuestos de agua tal para sobrevivir a los climas calurosos. Además de almacenar el agua en su interior, los cactus tienen una epidermis muy singular. Su capa externa dispone de estomas que son agujeros en la capa.

Además en la voluminosa epidermis encontraremos mucíalgo, que es un compuesto de consistencia más dura que el látex… pero no solo vamos a encontrar esta sustancia, claro! existen muchas más que son las encargadas de regular la cantidad de agua en el cactus.

Las vainas o ramas, se refieren a los tallos que no tienen hojas.. estos tallos pueden medir uno o dos metros de longitud.. por ello se diferencia tanto de otro tipo de cactus.. además contiene espinas también en el tallo.

Estos suelen ser colgantes y normalmente los tallos colgantes son los que producirán las curiosas flores y los deliciosos frutos.

Las flores de algunos cactus son muy exuberantes y llamativas, en este caso la misma parece tener forma de trompeta y suelen ser de color blanco, rosa o amarillo. Cuando nacen, lo hacen pegadas a la capa externa del cactus, las podremos ver entre las espinas. Suelen desarrollarse en primavera entre marzo y abril. Estas flores requieren mucha luz para poder desarrollarse en condiciones.

El fruto de este tipo de cactus es algo parecido a una gran baya, con forma ovoide y redondeada o bien alargada. Su cáscara es a base de orejas escamosas llamadas brácteas. La consistencia de la cáscara de los frutos es más bien carnosa y cerona. 

Podemos encontrar furtos normalmente de 8 a unos 12 cm.. cuyo peso variará entre 200 y 800 gr. Podemos encontrar justo en la pulpa del fruto la se milla. Estas tienen un color negro y son pequeñas y abundantes. La sustancia que las recubre es mucilaginosa.

Las semillas son bastante delicadas, aunque de forma normal pueden germinar perfectamente y la pitahaya podría multiplicarse con facilidad. Pero debemos advertir que este tipo de plantas tardan al principio mucho tiempo en nacer y desarrollarse.

Como hemos comentado al principio, el Saguaro y la Pitahaya sirven curiosamente como adorno y como alimento.. en el próximo espacio os contamos un poco más a cerca de algunos usos que se les puede dar.