Como mantener los estanques

0

Buenos días amigos, en el espacio de hoy aprenderemos a mantener limpios nuestros estanques.

Si tienes jardín y dispones de un estanque, seguro que te interesará algunos consejos para mantenerlo en perfectas condiciones.

El mantenimiento regular de su estanque es necesario para el equilibrio apropiado del agua. Con unos pocos pasos simples y sencillos, realizados periódicamente, el ecosistema se mantendrá intacto y crearemos un refugio paraPara conservar un buen equilibrio en el estanque hay que seguir unos sencillos pasos.

Es necesario que el agua se oxigene correctamente y para ello es imprescindible el movimiento. Instalando una pequeña bomba podremos mover el agua para que se oxigene, también creando pequeñas cascadas y sembrando plantas que favorecen la oxigenación. La Hottonia palustris y la Potamogeton lucens son plantas muy decorativas y a la vez oxigenantes del agua.

Una limpieza regular del estanque retirando las hojas caídas de los árboles y cualquier materia vegetal que haya podido caer en el agua. También es importante limpiar las orillas del estanque regularmente. Si tenemos árboles de hoja caduca cerca del estanque será interesante colocar una red por encima al comienzo del otoño. Limpiar el filtro de la bomba, retirar las algas que se puedan formar y podar las plantas acuáticas en la fase de crecimiento.

Controlar la población de peces en el estanque, la hiperpoblación dificultará la oxigenación del agua y además habrá un exceso de deyecciones que alterarán la calidad del agua. El alimento de los peces se habrá de echar con mesura, se lo han de comer en los cinco primeros minutos de tirárselo. Tener en cuenta que el alimento que le echemos sólo será un complemento alimenticio, los peces se alimentarán de los microorganismos presentes en el agua del estanque. la biodiversidad.

Se necesita poca cosa para que el frágil equilibrio del ecosistema del estanque se vea perturbado:

Un agua estancada, sin movimiento es fuente inmediata de problemas, se pudre rápidamente y enseguida huele mal.

La descomposición de los vegetales, hojas caídas de los árboles, flores y otros inducen al descomponerse un aumento de los nitratos y los fosfatos que alteran la calidad del agua.

Un calor demasiado fuerte y la falta de sombra sumado a la descomposición de la materia orgánica favorecen el crecimiento de algas filamentosas que recubren las plantas acuáticas y la superficie del agua