Consejos para entender lo que le pasa a las plantas

0

Las plantas y las flores cuentan con un lenguaje propio, de cada una de ellas obtener un mensaje, que podemos compartir con los demás.

Desde la antigüedad las flores han sido una forma de dar a conocer o trasmitir distintos sentimientos. Este tipo de leguaje tiene sus orígenes en el Oriente y se ha usado desde hace miles de años, pasando de generación en generaron y de cultura en cultura, sufriendo algunas modificaciones.

Han pasado por el Antiguo Egipto, la Edad Media, el Renacimiento y el Romanticismo, época en donde comunicarse con flores tomó su máximo resplandor.

flores

Te daremos algunos puntos fundamentales del lenguaje de las flores:

La rosa color roja simboliza el amor, la amarilla la amistad, la blanca el miedo, la rosada la indecisión, la camelia blanca representa una amistad invariable.

La margarita color blanca simboliza la inocencia y la pureza, por esa razón se la puede vincular a la niñez. La gardenia simboliza la alegría, la flor del azahar la castidad, el tulipán el amor desesperado o una sutil declaración de amor, el clavel significa distinción y nobleza. El lirio la inocencia, la pureza y la alegría.

Este lenguaje también cambia si la flor se encuentra abierta o en botón.

También debes saber que las flores no deben regalarse a la ligera, es fundamental encontrar tres puntos:

  • Lo que quiere decir cada una
  • Lo que queremos comunicar
  • Y, lo más importante, cuál es la flor preferida de la persona a la que se la vamos a regalar

Regalar flores es una buena opción para demostrar lo que tenemos en nuestro interior, teniendo en cuenta los diferentes detalles. Los colores son símbolos que no deben olvidar.

El color rojo es un símbolo de atención, permite levantar el ánimo, es considerado uno de los colores ideales para demostrar pasión. El color amarillo es alegre, brillante y ayuda a estimular la memoria, es uno de los preferidos del verano y del sol.

El blanco representa la pureza, se trata de un color vinculado con la limpieza y con los tiempos futuros.

Foto | Flickr