Jardín Zen

0

En el espacio de hoy, hablaremos sobre el jardín Zen y algunos criterios y pautas a seguir,  para saber cómo construir uno. Piensa que este tipo de jardines se conocen como instrumento para alcanzar la correcta percepción de la realidad.

Un jardín Zen no está hecho para pasear, como podemos hacer por el parque o por otro tipo de jardines, el Zen se hace para ser admirado desde fuera, sin pisarlo. 

Recuerda que este tipo de jardines sirven especialmente para meditar, las sensaciones, los colores y las texturas tienen mucho que ver para lograr esta tarea.

El jardín Zen es de carácter sobrio, abstracto y asimétrico como la naturaleza. El hombre debe de buscar la armonía dentro de sí mismo y esto puede ser a través de estos jardines que nos ayudan a meditar, alcanzando la paz.

Cuando vayas a crear un jardín de este tipo, lo primero será crear un esquema del mismo.. esboza tus ideas en un papel! Por ejemplo si vas a hacer uso de rocas grandes, intentemos pensar donde las queremos.. pues no se mueven tan fácilmente.

Los pequeños arroyos de agua o sin ella, son mucho más sencillos de realizar cuando el jardín aún no se ha terminado, estas cosas debemos arreglarlas antes de comenzar con el cultivo de las plantas que, por otro lado, las elegidas para este tipo de jardines prefieren un suelo más bien poco ácido. 

Las plantas apropiadas para utilizar y cultivar, dentro del jardín Zen, son: el bambú se nos hace imprescindible, eso sí encierra como puedas el sistema radicular en una gran maceta o cuba de plástico, sin fondo y bien enterrada.

Si tienes rincones soleados puedes elegir las azaleas en pie o quizás un bonito arce japonés rojo.. éstos tienen hojas con unos nervios finos y quedará perfecto si lo ponemos cerca del agua.

El abeto de Corea o el Prunus ornamental son aderezos decorativos japoneses que quedarán perfectos en el jardín. El primero crece en forma de columna, mientras que el segundo florece en invierno y también en primavera. Las magnolias serán perfectas para dar ambiente a nuestro jardín. 

Para tus rincones con sombras podemos poner helechos siempre un número impar, así conseguiremos más atención. Recuerda que en el jardín no faltará nunca diferentes vareidades de hosta. 

Recuerda que debemos decantarnos por plantas que no exijan cuidados o pocos de ellos, pues un jardín zen es para meditar y no para pasear.

El importante rastrilleado de la grava simboliza las ondas de la superficie de un lago. Como hemos dicho, los arces son muy elegidos pues cuando las hojas cambian de color durante el otoño, esto sirve de estímulo para la meditación.