Secretos del azafrán

0

 

Si quieres cultivar azafrán con éxito deberás conocer algunos secretos. El cultivo del azafrán necesita de un clima especial, temperaturas muy altas y secas durante el verano y mucho frío durante el invierno.

Se desarrolla perfectamente en suelos bien secos, sin árboles y muy aereado. El suelo debe tener un equilibrio justo en lo que se refiere a la materia orgánica, así se evitaran los peligros de la erosión.

La siembra se puede realizar entre los meses de junio y julio, es aconsejable hacer unas franjas que tengan cerca de 20 centímetros de profundidad. Recuerda que el cultivo es por bulbos, la separación entre cada uno de ellos debe ser de 10 centímetros.

azafran

Plantas bulbos en ocasiones puede ser bastante complicado si no tienes experiencia, ya que cada uno de ellos debe ser colocado cuidadosamente con la mano, además debemos caminar agachados unos cuantos metros con cuidado de no pisotear el suelo ya sembrado.

El azafrán puede ser cosechado durante finales de octubre hasta mediados de noviembre. La rosa se caracteriza por florecer cada amanecer, sus estigmas son las que tienen el color y el aroma. Un secreto: cosecha las flores antes de las 10 de la mañana y desde el amanecer.

Cuando las hayas cosechado deberás separar los estigmas de sus flores, esta acción se denomina ‘desbrín de la flor’. Ten en cuenta que necesitaras aproximadamente 85 mil flores para obtener un kilo de azafrán.

Los estigmas se muestran con un alto grado de humedad, por eso para su mejor conservación será necesario secarlos. Para eso se debe realizar el proceso del tuesto, así obtendrá su color rojo intenso, rígido y sin arrugas.

Luego del tueste los estigmas habrán mercado cuatro quintas partes de su peso inicial, o sea que de cada kilo de estigmas obtendremos 250 gramos de azafrán listo para ser consumido.

Para conservar correctamente al azafrán deberá guardarse en recipientes o baúles de madera que estén forrados con un material metálico para alejarlos del calor y del frío y (principalmente) de la humedad.

Foto | Flickr