Siembra tus propias patatas -Parte II-

0

Para cultivar patatas en tu propio hogar por ejemplo en un pequeño huerto o un bonito invernadero o incuso dentro de la propia casa… podemos sacarlas al exterior cuando el tiempo se haga más cálido.

Si vamos a hacerlo, cultivar en interior, siempre vamos a colocar el cubo en un lugar que dé bastante luz. Procederemos a girarlo de vez en cuando, así la planta nacerá derecha y no buscando la luz continuamente. Algo importante es mantener siempre húmeda la tierra.

Si vas a cultivar en exterior, recomendamos sembrar las patatas donde haya más luz, aunque solo sea una parte del día. Eso sí.. si van a venir heladas, lo mejor es meter las patatas en casa con tiestos y todo.. o ponerles algún plástico o algún tipo de aislante por encima, pues podrían echarse a perder!

Ahora bien, si tenemos un estupendo invernadero y hace mucho frío.. vamos que está helando.. procura tenerlo todo bien cerrado como puertas y ventanas. Si algún día hace demasiado sol  deberemos tener un invernadero muy bien ventilado.. pues de lo contrario podría recalentarse.

Piensa que las papas, cuando están sembradas, van a pasar por distintas estapas.. al comienzo van a crecer sus raíces, desarrollándose para agarrarse bien a la tierra. Después comenzará a crecer los tallos y las hojas… en la etapa final crecerán los tubérculos y las flores.

Debemos tener presente añadir tierra sobre la base de las plantas… esto lo haremos durante su desarrollo.

Algo importante es mantener su humedad, regarlas bien.. sobre todo en la etapa de florecimiento. Nunca deberá estar el suelo seco…. pero recuerda no pasarte en el riego pues podríamos pudrir la planta. Piensa en regarla cada dos o tres días.

Algo importante es que si quieres producir papas bien grandes, simplemente le quitaremos todas las flores que salen a la planta.

Otra cosa que debemos tener en cuenta es vigilar cuando las hojas de la planta comiencen a amarillear y marchitarse es signo de que debemos dejar de regarla.

A partir de aquí esperaremos de dos a tres semanas.. y ya veremos como los tubérculos se han convertido en pequeñas papas listas para cosechar… si quieres las papas más grandes, procura esperar cuatro semanas más o incluso seis.

Algo importante es estar pendiente de la planta, por si saliera moho.. no queremos infecciones por hongos o bacterias.. si crees que está infectada la enterraremos o la tiraremos a la basura.

Cuando han crecido lo suficiente y están listas para cosechar lo primero que haremos será ponernos unos estupendos guantes.. de lo contrario nos lavaremos muy bien las manos.

Una buena idea es cosechar cuando el tiempo esté seco… para hacerlo con guantes o manos desnudas aflojaremos la tierra cuidadosamente e introducimos la mano por debajo de la planta, así sacaremos los tubérculos más grandes. Si hay tubérculos pequeños, podemos dejarlos hasta que alcancen su máximo esplendor.

Para comenzar a almacenar todas nuestras papas es conveniente que antes se dejen secar bien sobre la tierra y al sol.. esto lo haremos durante una hora.

Por último meteremos las papas para almacenar en lugares frescos, oscuros y muy bien ventilados.. recuerda que si una papa está bien seca puede durar hasta seis semanas.