Soportes para las plantas

0

 Muchas plantas, tanto del interior como del exterior, se mantienen erguidas gracias al uso de soportes o tutores, en otros casos no necesitan de esta ayuda para su desarrollo.

Las especies trepadoras o las que tienen tallos largos y muy delgados pueden llegar a crecer torcidas si no tienen algún tipo de guía. Tengamos en cuenta que si una planta crece de manera correcta obtiene muchos beneficios en su floración, produciendo una cantidad y una calidad superior.

En los negocios especializados podrás encontrar diferentes soportes o entramados, algunos de ellos son plásticos, de caña, metálicos, todos ellos tienen la función de acomodar y sujetar las plantas trepadoras de forma que se vean más vistosas y estén más sanas.

enredadera

Los soportes con forma de arco pueden ser de alambre o de bambú. Son una excelente opción para las plantas trepadoras con flores, por ejemplo el jazmín o el Stephanotis. La producción de flores de estas plantas es mucho mejor si los tallos crecen de manera circular que si lo tienen que hacer de forma vertical.

Estos arcos pueden ser confeccionados en tu hogar. Las varas de bambú deben ser humedecidas durante unos minutos, así será más fácil manipularlas y darles la forma deseada. Si vas a confeccionar el arco con alambre solo tendrás que doblarlo dándole forma de U e introduciendo los dos extremos en el fondo de la maceta, así quedará bien fijado.

Otra buena alternativa es usar un tutor de musgo. Esta guía es muy común y asequible, se usa para las plantas trepadoras que desarrollan raíces aéreas desde los tallos. Entre estas especies encontramos al Pothos o la Monstera. Si el musgo se mantiene húmedo las raíces podrán penetrar en él, manteniendo la planta fresca. Lo ideal es que el tutor se coloque teniendo en cuenta la altura que se quiere alcanzar con la planta, ya que luego no se podrá reemplazar cuando las raíces se hayan aferrado al musgo.

Foto | Flickr