Cómo cuidar flores en un jarrón

Es algo casi inevitable que aquellas personas que tienen su propio jardín con flores, no intenten en algún momento cortar algunas de ellas, para poder llevarlas a un jarrón en el medio de su casa. Es en esas circunstancias, entonces, cuando nos preguntamos qué elementos podemos tener en cuenta para asegurarnos de una mayor durabilidad por parte de las mismas, y a continuación repasaremos algunos de ellos.

Por ejemplo, lo primero que debes tener en cuenta a la hora de cortar las flores de tu jardín, es que el mejor momento para hacerlo es a la mañana temprano, tan pronto te levantas y amanece. Luego, para evitar que las mismas se marchiten demasiado rápido, lo que podemos aconsejarte es que las mantengas lo más lejos posible del sol directo que ingresa por las ventanas, buscando siempre la sombra.

Además, con estos mismos fines, es aconsejable que no expongas el jarrón a corrientes de aire, ni tampoco a ambientes demasiado calurosos ni secos. Para asegurarte del buen consumo del agua del jarrón, en tanto, conviene siempre que cortes el tallo con un cuchillo afilado, de forma sesgada, para que aumente la superficie de consumo de la flor, a unos dos centímetros del final mismo del tallo.

Si tu problema con las bacterias, en tanto, lo que debemos recomendarte es que agregues alguna sustancia que funcione como conservante floral, de las que se venden en sitios directamente preparados a estos fines, y además, elimina siempre todo el follaje que permanezca en el jarrón, ubicado por debajo del nivel del agua.

Otra variante, si no tienes los conservantes que antes mencionábamos, tiene que ver con la alternativa de echar una aspirina al agua, que básicamente produce el mismo efecto eliminador de bacterias, pero que a la larga puede resultar más costoso. El agua, en tanto, siempre debes cambiarla al comenzar o finalizar el día, pero una vez cada 24 horas como mínimo.