Cómo hacer una trampa para avispas y moscas

Cuando tenemos un jardín y queremos aprovecharlo al máximo, uno de los elementos más molestos que existen en él son los insectos, como por ejemplo las avispas, las moscas, los mosquitos y otros tantos. En este sentido, y por más que existan muchas soluciones que prometen ser mágicas, lo cierto del caso es que las únicas que se le acerca son aquellas especialmente diseñadas para estos animales tan molestos, y que a continuación te enseñaremos a realizar.

De este modo, lo primero que necesitamos es una botella de agua de litro, como cualquiera de las que tienes en tu casa, que se venden en los comercios, pero siempre cuidando que tenga como mínimo ese contenido, y que sea de plástico. Si ya la tienes, cortas un cuarto de la botella desde el pico o entrada, le quitas el tapón, das vuelta la parte cortada, y lo unes a la otra parte de la botella, produciendo como un embudo.

En este sentido, es importante saber que las dos parte de la botella deben quedar bien unidas, para lo cual nosotros recomendamos la utilización de algún pegamento industrial, o al menos, algo que sepas que puede servir en cualquier caso, siempre que sea resistente al agua. Entonces necesitaremos un alambre, cuerda, o algo similar, para que éste elemento quede colgando con el pico de la botella hacia abajo.

Posteriormente, echamos en el interior de la botella una gran cantidad de contenido de agua, agregando al mismo también buena parte de azúcar, miel, o cualquier otro endulzante, hasta donde el propio límite de la botella nos lo permita. Cuando esté lista, colgaremos la trampa en los sitios donde más se llene de todo este tipo de insectos y listo.

Si estás atento, vas a ver como en los siguientes días la trampa comienza a llenarse de insectos de todo tipo, los que se aparecen en tu jardín, y tendrás que cambiar el agua, tirar los insector muertos, e ir renovando la misma.