Cuidados y recomendaciones de las rosas

Las rosas seguramente son las plantas con flores que cuenta con mayor cantidad de fanáticos en el mundo entero, y más allá de que por este motivo una buena cantidad de personas las hayan agregado a sus jardines, son realmente pocos los que conocen los secretos para que las mismas presenten un nivel de vida aceptable, y que de igual forma comiencen a multiplicarse hasta darnos el aspecto que estamos buscando en el fondo de nuestra casa.

Por ejemplo, la primera recomendación que debemos tener en cuenta a la hora de buscar rosas, tiene que ver con la necesidad de adquirir en primera instancia una mata o conseguirse una con algún conocido, para evitar grandes gastos, ya que como sabemos, las rosas pueden llegar a ser muy caras en ciertos casos.

Una vez que tengamos esta mata, la misma puede llegar a ser mantenida en un macetero, es decir, que no necesitamos demasiado espacio en el jardín para poder darle una vida digna. Lo importante en estos casos, es que más allá de la maceta o el jardín, la planta se encuentre en el exterior, ya que una rosa en el interior tiene realmente pocas chances de sobrevivir. Si está en tierra, debemos regarla una vez cada dos días, y si se encuentra en un macetero, diariamente, cuidando siempre que el sol les llegue.

Para plantar las rosas en el jardín, conviene siempre hacer una especie de taza en la base de la planta para que no se disperse el agua y así pueda llegar directamente a la raíz de la planta. Una vez que se arraiguen al lugar, no requieren realmente muchos cuidados, así que sólo hay que estar atentos en el mes de mayo, es decir, en el mes de poda, cuando podemos multiplicar el rosal.

Por ello, si lo que buscamos es lograr nuevas matas, tenemos que podar en el mes de mayo, cortando los tallos laterales, y logrando que estos tallos cortados queden directamente sin hojas. Y luego los plantamos en la tierra, macetero o hasta en las bolsas que venden en las tiendas de jardinería, para trasplantarlas a su espacio definitivo.