La lluvia como riego

lluvia jardin

Uno sabe internamente cuándo le toca regar las plantas y el césped de su jardín, de forma que no podemos dejar de pensar en ello, así que cuando se pone a llover, tenemos una sensación de tranquilidad por dentro, relacionada con que, de esa forma, nos ahorramos el trabajo. Sin embargo, si te has preguntado hasta qué punto la lluvia sirve como riego, entonces no puedes perderte este artículo.

Por ejemplo, lo primero que debemos tener en cuenta es que la lluvia, como riego, tiene sus factores positivos y negativos, los cuales dependerán a su vez de las características del clima de la región, de las plantas que tengamos cultivadas y demás, aunque en principio no puedes dejar de saber que el agua de la lluvia, por ser natural, es bastante buena casi siempre para todos los elementos del jardín.

Incluso, muchas personas que saben que llegarán tiempos de sequías en los sitios donde habitan, aprovechan los momentos de mayor cantidad de lluvias caídas en el año, para almacenar una buena cantidad de la misma, y de esa forma poder intercalar los riegos que realizan sobre sus plantas con el agua de la grifería con la de la lluvia que tienen esperando.

Del mismo modo, tampoco puedes dejar de pensar que el agua de lluvia almacenada va acumulando suciedad, así que si piensas tenerla guardada por un largo período de tiempo, conviene que le pongas una especie de filtro al depósito, y que de ese modo dure mucho más en las mismas condiciones, para que no le cause ningún tipo de daño a tu jardín.

Por último, si consideramos que probablemente si has esperado que alguna vez llueva para no tener que regar, es porque se trata de una tarea que no te hace demasiada gracia, entonces te puede resultar sumamente útil instalar un sistema de riego en el fondo de tu casa, o donde tengas el jardín, activando el mismo siempre que sea necesario.

3 Comentarios

Comments are closed.