Quita las malas hierbas naturalmente

Quita las malas hierbas de tu jardín, solo bastará un poco de dedicación y tiempo. A nadie le gusta tener malas hierbas entre las plantas, además de lucir feas generan que las plantas no puedan crecer en su esplendor. Para eliminarlas no siempre deberán usarse herbicidas químicos, también pueden eliminarse respetando el medio ambiente,

Si eres de la que quiere tener un jardín en donde la naturaleza es fundamental deberás evitar el uso de componentes químicos sintéticos. Piensa que muchas de esas sustancias se encuentran prohibidas en superficies pavimentadas como la entrada a los garajes o en los caminos de los jardines, en algunos casos existe la posibilidad de que las sustancias penetren en el agua subterránea.

Quita las malas hierbas
Fuente: Manuel

Las ortigas y dientes de león, lo mismo que otras malas hierbas, pueden competir con plantas ornamentales para conseguir luz, nutrientes y agua. Estas plantas son realmente sobrevivientes que se adaptan a muchas condiciones.

Es más fáciles eliminarlas si se sabe que tipo de tierra prefieren, por ejemplo, los expertos saben que las ortigas prefieren suelos con alto contenido de nitrógeno y muy rica en nutrientes. Los ranúnculos prefieren suelos con alto contenido de humedad y la grama prefiere desarrollarse en el suelo compacto.

Para poder controlar las malas hierbas también se tiene que conocer los diferentes tipos de maleza. Las malas hierbas de semilla son las que florecen durante el verano. Se destacan por poder renacer de manera continua por mucho tiempo, si cortas las malas hierbas de semillas podrás potenciar aún más el crecimiento, por que que conseguirás el efecto contrario al que buscas. Es mejor esperar hasta la primavera, un buen momento para eliminar las malas hierbas que han germinado. Trabaja la tierra con una azada de mano, tómate el tiempo para extraer la maleza.

Si aún no han florecido podrás incorporarlas para usarlas en un compost y sacarle el mayor rédito posible en tu jardín. Entre este tipo de mala hierbas encontramos la bolsa de pastor, el cerastio, la quinhuilla y el llantén menor.