Claves para elegir la tumbona perfecta

Las tumbonas son el complemento ideal para cualquier exterior. Nos permite relajarnos mientras tomamos el sol o realizamos cualquier actividad como leer o escuchar música. Pero, ¿sabías que existen un montón de tipos distintos? Es difícil elegir la tumbona ideal que se adapte a tus necesidades. Existen diversos materiales, precios, diseño… por lo que es muy fácil hacerse un lío y acabar confundido en este tema. En este artículo pretendemos arrojar algo de luz al tema para que puedas escoger la tumbona ideal para tus exteriores.

La mayoría de la gente piensa que las tumbonas son exclusivas del verano y, nada más lejos de la realidad. También son perfectas tanto para la primavera, como para el otoño. Estos periodos del año todavía son propicios para recibir los primeros y últimos rayos de sol respectivamente. Por eso es muy importante seleccionar bien el material del que está hecha la tumbona a la hora de hacernos con una. Aunque más importante que el cómo está hecha, es el dónde la vamos a ubicar y para qué usos. A continuación te damos unas recomendaciones de tumbonas respecto a donde van a ser utilizadas.

En el jardín

A la hora de poner tumbonas en el jardín, debemos tener claro que el aspecto clave a la hora de elegirlas sea el diseño. Piensa que en el jardín harás barbacoas, fiestas y demás; por lo que tienes que lograr que el espacio sea agradable, pero sobre todo confortable. Intenta combinar las tumbonas con los demás muebles y elementos del jardín para así lograr una estancia acogedora.

Si tuviera que quedarme con un material para las tumbonas del jardín, optaría por el ratán. Este tipo de tumbonas son ideales para los espacios exteriores y, acoplándoles un acolchado o una tapicería obtendrás remanso de paz súper cómodo y elegante.

Más contenidos recomendados:
Consejos para cuidar las herramientas del jardín

En la piscina

Esta claro que si queremos poner tumbonas en la piscina de casa, lo primero en lo que nos debemos fijar es en que sean resistentes al agua. ¿Por qué? Muy sencillo. Al salir de la piscina, saldremos mojados y lo que más nos apetecerá será secarnos al sol tumbados en la tumbona. Muchos diréis: «No pasa nada, yo siempre me seco antes». Sin tener en cuenta que los bañadores y los bikinis tardan un montón en secarse.

El textilene es un material que soporta muy bien la humedad y el sol directo. En otras palabras, las mayores adversidades con las que se encontrará una tumbona utilizada en la piscina. Por otro lado, si quieres tapizarlas o acolcharlas, te recomendamos que no inviertas demasiado presupuesto en ello ya que con el calor y el agua, los materiales textiles se estropearán.

En la terraza

Si no dispones ni de piscina, ni de jardín, pero sí de terraza, no te preocupes, colocar unas tumbonas en dicho espacio también es muy buena idea. En este caso es muy importante tener en cuenta que el espacio en las terrazas suele ser algo limitado, por lo que no debes adquirir una tumbona que reste superficie innecesariamente. Lo ideal es algo ligero y sencillo. Es por esto que el material idóneo para las tumbonas de la terraza es el aluminio. Pesa poco y además es muy económico.

Recuerda que puedes adquirir tumbonas y demás muebles de jardín en LionsHome, una web especializada en decoración del hogar.

Espero que con estos consejos sepas escoger la tumbona ideal que mejor se adapte a tus necesidades.

Más contenidos recomendados:
Cómo evitar la aparición de hongos en el jardín