Cómo convertir las bombillas en jarrones decorativos

Convertir las bombillas en jarrones curiosos, como los que vemos en la imágen, es bastante fácil. Solo se necesita un poco de tiempo, unos alicates y tal vez unos guantes para protegernos. Las bombillas pueden reciclarse de muchas formas diferentes. Esta manera, en concreto, me encanta ya que da al ambiente cierto toque vintage, elegante y curioso.

convertir bombillas en jarrones

Convertir las bombillas en jarrones es, por tanto, una gran solución para decorar ambientes de interior y espacios de exterior. Es una gran idea colgarlas, de hecho puedes hacer unas cuantas y colgarlas en forma de cascada. También las puedes colgar en hilera, de una pared, del techo o donde quieras.

Otra gran idea es buscar una base, donde encajar la bombilla y así poder ponerla en cualquier superficie que te guste. A la hora de rellenar la bombilla, puedes utilizar agua o bien otro tipo de elementos como arena, piedras semillas. En este caso es agua, ya que el objetivo es convertir las bombillas en jarrones decorativos.

El primer paso es deshacernos de todo el interior de la bombilla, esos alambritos que vemos deben ir fuera. La forma de hacerlo es con tiento y cuidado, además de coger unos alicates pequeños. Con estos alicates nos deshacemos de la parte metálica la “boquilla” y sacamos toda la parte del interior.

Una vez vacía, limpia bien la bombilla, teniendo cuidado de no cortarte. Después enrolla una cuerda o un alambre, alrededor de la “boquilla” para poder colgar la bombilla más adelante. Por último rellena el interior con agua, añade media aspirina y coloca las flores que más te gusten. La aspirina sirve para que las florecitas duren mas tiempo, aunque también puedes poner flores de tela. Como ves la idea es bastante fácil de llevar a cabo y queda muy bien en casi cualquier lugar ¿Qué os parece?

Fuente: stylingandinspiration