¿Cómo cuidar el césped en otoño?

Cuando las estaciones cambian las plantas de nuestro jardín sufren algunas transformaciones que tienen que ver básicamente con la humedad o sequedad según el tipo de clima; y durante el otoño es seguro que nuestras plantas también noten algunos cambios por lo que en esta oportunidad les comentaremos cómo cuidar el césped en esta estación.

Preparar el césped para el invierno

El otoño es apenas un adelanto de lo que será la estación más fría del año y es preciso tener algunos cuidados en nuestro césped para que luego al llegar la primavera y el verano podamos disfrutar de un espacio verde y sano en todo nuestro jardín. Lo primero que debemos tener en cuenta es que generalmente durante primavera y verano nuestro césped es regado con más frecuencia, y sufre constantemente del pisoteo, incluso algunos arman piletas sobre él impidiendo la óptima circulación de aire.

césped
Pixabay

Por su puesto, lo más bonito del césped es que mantenga un color vivo y saludable, entonces estas pequeñas técnicas te ayudarán a mantener el atractivo visual con un césped sano y fuerte para afrontar el invierno.

¿Cómo cuidar el césped?

En primer lugar será sumamente importante que retires constantemente las hojas muertas o secas que caen durante el otoño en nuestro césped e impiden la oxigenación del mismo. Para ello, utiliza un rastrillo para no hacer demasiado esfuerzo corporal. Luego, será necesario añadir un fertilizante para cespitosas, de modo que le demos a nuestro césped los minerales necesarios para crecer saludablemente.

En cuanto a la siega del césped en otoño será importante aumentar la altura de corte, ya que en esta temporada crece con menos frecuencia. De este modo, los días de corte estarán más espaciados para también darle un descanso a nuestra planta.

Asimismo, otra de las tareas fundamentales para cuidar de nuestro césped en otoño tiene que ver con la oxigenación de la tierra, para ello realizaremos agujeros a una profundidad de siete o diez centímetros para permitir el ingreso de oxígeno a las raíces y así terminar con la compactación del terreno. Esta tarea no solo permitirá liberar a las raíces de la presión del suelo, sino también ayudará a que el fertilizante sea mejor absorbido.

 

Fuente: Agrocésped