Cómo cuidar el magnolio

magnolio

Si eres un amante de los árboles que podemos cruzarnos en la calle, o en los jardines formados con muchos años de antigüedad, de seguro conocerás el magnolio, y estarás de acuerdo con nosotros en que se trata de una de las especies más bellas que pueden adornar una casa, así que si tienes uno algo descuidado, te aconsejamos que sigas los siguientes trucos que te traemos para brindarle una mejor calidad de vida.

Lo primero que debes tener en cuenta en este caso, entonces, es que se trata de una variedad de árbol bastante especial, considerando que puede llegar a medir 30 metros de altura y que tiene forma piramidal, lo que le hace ser muy distinto a otros que parecen asemejarse tan pronto los plantamos, y por eso es muy buscado por todos los especialistas en jardinería del mundo.

Entre todos los elementos que debemos tener en cuenta cuando queremos saber en qué condiciones se encuentra el magnolio, en tanto, tienes que considerar que las flores resultan su punto fuerte, y en la mayoría de los casos, empiezan a salir a finales de primavera o principios de verano, es decir en esta época del año, y aunque no duran demasiado, sí son muy abundantes.

Para ofrecerle un nivel de vida al menos aceptable al magnolio que tengas en el jardín de tu casa, deberás considerar por ejemplo el que no resisten especialmente bien al frío, sobretodo las heladas, así que bien puedes hacerles alguna pequeña cobertura con elementos que agregues al jardín, y que del mismo modo le permitan mantenerse alejado del sol, que tampoco lo beneficia en absoluto.

El suelo del magnolio es otra cuestión a tener en cuenta, y con respecto al mismo nuestra recomendación es que busques uno que le ofrezca substratos con poca caliza, especialmente los silíceos, además de contar con otras características muy específicas, como por ejemplo ser frescos, profundos y húmedos.