Cómo cultivar tabaco ¡100 por 100 legal!

Si quieres aprender a cultivar tabaco, aquí te dejo los pasos que tienes que seguir. Puedes cultivarlo de forma personal, no para su venta claro. Ahora puedes tener tu propia cosecha, siguiendo los siguientes pasos. Con paciencia lograrás tu objetivo.

La paciencia es fundamental para cultivar tabaco o cualquier otra planta. Recuerda que este tipo de cultivos es legal, mientras no lo vendas. El proceso puede parecer algo complicado, pero así tendrás tu propio tabaco.

CÓMO CULTIVAR TABACO
cultivar tabaco
Fuente: Herbolario Allium  

La hoja del tabaco crece muy bien en casi todo tipo de suelos. Esta planta es bastante resistente y puede desarrollarse en casi cualquier cultivo agrícola. Pero es mejor si el suelo tiene un buen drenaje. Normalmente un suelo claro produce un tabaco de color más claro, mientras que los suelos más oscuros, producen un tabaco de tonalidad más oscura. Por otro lado, el clima ha de ser seco y cálido. El exceso de lluvias o periodos con heladas, hace que la planta se vuelva delgada.

Para plantar el tabaco, primero esparce la semillas en varios semilleros (o macetas con agujeros) sin enterrarlas, sobre una mezcla inicial de abono para semillas. Después riega un poco. Las semillas las mantendrás en un lugar cerrado, a una temeratura de 26ºC. Deja que germinen de 7 a 10 días.  Es importante saber que la mezcla inicial, se compone de abono y nutrientes que son beneficiosos para el crecimiento de las semillas.

Riega las semillas con frecuencia, sin encharcarlas. No debes dejar que la tierra se seque. Después de tres semanas, trasplanta los brotes a una maceta con agujeros. De esta forma se desarrollarán mejor las raíces. Si ves que los brotes son muy pequeños, deja que germinen un poco más.

Después de una semana de su trasplante, la planta comenzará a crecer con rapidez. Si usas fertilizante, porque las hojas amarilleen, procura no utilizarlo en exceso, ya que pueden quemar su raíces. Cuando la planta esté grande, podrás plantarla en tu jardín o en la parcela que tengas. La planta debe estar ubicada en un lugar con sol pleno. Además la tierra ha de estar bien labrada y con un sistema de drenaje bueno. Cuando los brotes midan entre 15 y 20 cm ya estarán listos para plantarlos en el suelo.

Riega la planta por la noche, para que se asienten mejor en el suelo. Después puedes disminuir los riegos. Para fertilizar, utiliza abono para tomates o patatas, le irá genial. Cuando la planta comience a florecer, no será necesario el uso de fertilizantes. En este punto, elimina la yema terminal, para que las hojas de abajo se vuelvan largas y gruesas. Las yemas auxiliares, que se formen, también debes eliminarlas.

Evita las plagas. A esta planta pueden afectarle los gusanos y otros agentes patógenos. También puede contraer enfermedades, como otras especies. Vigila tus plantas y actúa en consecuencia si ves plagas o indicios de ella. Encuentra el producto adecuado en tiendas de jardinería, para librarte de las plagas.

Por último, tres meses después de plantarla, tu cosecha debería estar lista. En próximos artículos escribiré sobre cómo secar la planta y cuando cosecharla. Espero que estos pasos te ayuden a plantar tu este tipo de planta. ¿Tienes alguna? ¿Has pensado en plantarla?