Cómo hacer compost orgánico

¿Quieres aprender a hacer compost orgánico? Es fácil, es muy sencillo… solo necesitas paciencia, algo de tiempo y restos de comida. El compost tan esencial para nuestras plantas, se puede conseguir en tiendas pero también se puede hacer en casa y total, si hay que tirar restos de cáscaras de frutas y alimentos… ¿por qué no aprovecharlos para el jardín, para tus plantas, flores, césped?

Para hacer compost orgánico, deberemos hacer primero una compostera. Esto es básicamente un lugar donde introducir (a base de capas) toda materia orgánica con el paso del tiempo. Este contenedor lo puedes hacer de madera (como una especie de cajón) o con otro tipo de recipiente, pero lo suyo es que sea grande así obtendremos más materia. Puedes hacer una compostera cuadrada o redonda.

En este cajón hemos de echar todos los restos de materiales de desecho. Estos restos se caracterizan por ser cáscaras de frutas, pieles de las mismas, restos de hortalizas, verduras que no estén bien, comida que haya sobrado y pienses tirarla (esto no se debe hacer) puedes añadir materiales más húmedos y otros más secos (como paja o maderillas); también puedes echar las hojas de otoño. Es importante que, para que salga bien el compost, vayamos aireando y moviendo los elementos para que no se estanquen demasiado en su proceso de putrefacción.

compost organico

Iremos disponiendo todos estos restos a base de capas, sin hacer mucha presión para que el aire fluya. Añade capas de serrín o restos de plantas y césped, para que haga efecto calor. El calor hace que todos los ingredientes y desechos que hayas echado en tu compostera, se pudran antes. Puedes tapar la compostera con plástico a modo de tapa (pero antes de cerrar procura humedecer el compost)

En dos o tres meses, dependiendo de ciertos factores, todo lo acumulado se convertirá en abono orgánico muy rico en nutrientes para que todas tus plantas, incluidas las de maceta, se desarrollen fuertes y sanas. ¿Qué os parece?

foto: organicgardening