Cómo iluminar el jardín

Más allá de lo cuidado que tengamos el jardín, sabemos que si tomamos las precauciones necesarias del caso, el mismo tendrá vida propia durante el día, siendo bello gracias al verde del césped y los colores de las plantas con flores. Sin embargo, durante la noche la situación cambia, ya que la forma en que lo iluminamos comienza a jugar también en el modo en que se lo puede apreciar.

De esta forma, y sobre todo en la época estival, considerando el espacio que el jardín empieza a ganar en nuestras actividades diarias, debemos tener en cuenta que la iluminación que le demos, también tendrá que ver con la creación de distintos ambientes, y podemos optar por distintos tipos de estilos, algunos de ellos más relacionados con los momentos de relajación, y otros atractivos, o tal vez sugerentes.

Sin ir más lejos, nosotros recomendamos especialmente los portavelas, ya que son una opción por lo general discreta, clásica y que no por ello pierde ni el valor económico que nos motive a comprar varios estilos de portavelas, ni la belleza que después le otorgan a nuestro jardín. Sin embargo, también nos limitarán muchas veces los portavelas a tener velas circulares y chatas, porque en general vienen adaptados a esa forma.

Si las velas, que invitan a un espacio de intimidad no te agradan especialmente, siempre puedes pensar también en la posibilidad de comprar artículos que vienen con luz incorporada, y que se han hecho muy comunes en los últimos tiempos, como por ejemplo sofás, mesas, maceteros y lámparas de sobremesa, que al haber sido diseñados para quedar en exteriores, tampoco se dañan con las circunstancias climáticas que pueden afectarlos.

Finalmente, podemos acudir en última instancia, y si es que lo no lo has hecho ya, a la posibilidad de buscar elementos de iluminación que pertenezcan directamente al jardín, como por ejemplo los muros, apliques, faros, y demás.