Cómo iluminar nuestro jardín para sacarle el máximo partido

Cuando tenemos un jardín en nuestra casa, con un tamaño considerable, muchas veces nos olvidamos del enorme privilegio que tenemos con nosotros. Es totalmente cierto que requiere trabajo duro y esfuerzo por nuestra parte para mantenerlo en impecables condiciones, pero lo cierto es que si lo logramos podemos disfrutar del espacio más bonito de la casa.

Uno de los factores más importantes para que nuestro jardín tenga el mejor aspecto posible es iluminarlo correctamente. Si no lo hacemos, un espacio precioso puede parecer lóbrego y triste a los ojos de cualquiera. Si, por el contrario, instalamos una buena iluminación, hasta el jardín más sencillo será una delicia para los sentidos.

Hay ciertos consejos que podemos darte para iluminar tu jardín paso a paso. Por suerte, tenemos cientos de opciones para elegir, vamos a echar un vistazo a algunas de ellas.

Dividir las zonas

En general, un jardín suele servir a varios propósitos. Podemos tener una piscina, una barbacoa para cenar con nuestros amigos y familiares al aire libre o un área chillout para tomarnos unas copas.

Lo que está claro es que cada zona necesita de un tipo de iluminación diferente y tener esto en mente marcará la diferencia entre un espacio mal iluminado y otro bien iluminado.

Crea rincones acogedores

Conseguir rincones acogedores en nuestro jardín es lo más importante de todo. Si queremos colocar una mesa para recibir a nuestros invitados, sin duda la mejor decisión es usar luces tenues e incluso acompañarlas con velas o farolillos elegantes, los cuales sería buena idea colocar en el centro de la mesa.

Usa luces de calidad

Evidentemente uno de los mejores consejos que podemos ofrecerte para iluminar tu jardín es usar las mejores luces posibles. Podemos colocar plafones de LED fáciles de instalar para iluminar nuestra piscina si es que tenemos una, o cualquier otro rincón del jardín.

Las luces LED son casi tan económicas como las luces convencionales, además de permitirnos ahorrar en consumo energético y, por lo tanto, en la factura de la luz.

Colocando luces LED en nuestra piscina podemos disfrutar del placer de bañarnos por la noche. Además, no debemos olvidarnos de los caminos que surcan nuestro jardín, ya que estos deben estar igualmente iluminados con farolillos o balizas.

Los jardines también son para el invierno

Una cosa que mucha gente piensa es que durante el invierno los jardines son totalmente inútiles. Precisamente en la iluminación está la solución de este problema, ya que podemos colocar una chimenea exterior que nos aportará luz, calor y creará un entorno chillout de relajación absoluta.

Coloca luces en los muebles

Una vez que ya sabemos los muebles que queremos, debemos saber que muchos de ellos pueden tener colocadas luces LED a su alrededor para mejorar la iluminación. De esta forma hacemos un mejor uso del mobiliario del jardín.

Con estos consejos, nuestro espacio ajardinado quedará perfectamente para nuestras visitas y para nuestro propio disfrute. Ahora solo queda poner estas ideas en práctica.