Consejos para cuidar el jardín en verano

Aunque el césped en particular, como las plantas, y el jardín en general tienen consideraciones que debemos tener en cuenta durante todo el año, la época de verano es diferente a las demás, y por eso no puedes dejar de considerar algunos hechos particulares, como por ejemplo los cuidados que tienes que tener para evitar que las distintas partes que componen el mismo se arruinen por las altas temperaturas.

Por ejemplo, si hablamos de la fertilización, debes considerar que el césped que crece de por sí con algunas deficiencias en cuanto a su nutrición original, es realmente más susceptible a plagas y patógenos, y además, por lo general, no resiste adversidades climáticas. Por ello debemos estar atentos a las manchas, decoloraciones, hojas comidas, y otros elementos que aparezcan.

El estrés ambiental es otro de los aspectos a tener en cuenta en este sentido, sobre todo si pensamos que en las estaciones de calor, es necesario controlar el estado de humedad del suelo porque puede ser necesario aportar agua no solamente a las plantas jóvenes sino también a las especies adultas, incluso varias veces al día, y sobre todo en los momentos en los que el sol comienza a irse, o aparecer, cuando no da directamente sobre ellas.

Acerca del sistema de riego, debemos considerar en tanto que los jardines que cuentan con aspersores, sin importar que éstos sean automáticos o no, deberían tener controles mensuales, o al menos de cada dos meses, acerca del estado de cada aspersor, y sobre todo en verano, cuando la falla de alguno de ellos podrían significar la muerte de las plantas cubiertas por el mismo.

Finalmente, las hormigas también son otro de los elementos de cuidado que debemos considerar en estos casos, a sabiendas de que hay que tratar directamente el hormiguero, por lo que hay que comenzar a recorrer el jardín entero, antes de observar su actividad interna.