Consejos sobre el corte del césped

Los especialistas en el cuidado del césped suelen aconsejarnos que lo cortemos directamente en los meses de primavera y otoño, es decir, en las épocas del año en las que asistimos a los períodos más activos de los retoños, y cuando conviene llevar a cabo esta práctica una o dos veces a la semana, siempre y cuando querramos que el jardín de nuestra casa se vea impecable, como en realidad debería ser si es que lo tenemos en consideración.

La cuestión es que si no te tomas el tiempo de cortar el césped habitualmente, el corte del mismo será más difícil y tomará mucho más tiempo. Otro consejos que podemos darte, es que aproveches las mañanas para cortarlo, pero no demasiado encima de la salida del sol, ya que el rocío se encuentra aún sobre las hojas, y además de ser peligroso para las cortadoras eléctricas, también es bastante molesto para poder cortar prolijamente.

Del mismo modo, debemos considerar siempre cuál es la altura ideal de un pasto cortado. En este caso, nosotros solemos aconsejar, que si bien la altura termina siendo dependiente del tipo de césped que tengamos, que la misma no sobrepase los cinco centímetros, y que lo cortemos antes de que llegue a los diez, como máximo.

A tener en cuenta también, que cuanto más pisoteado vaya a ser el césped, más largo hay que conservarlo, ya que el desarrollo de las raíces es proporcional a la longitud de las hojas, siendo ésta una de las claves para asegurarnos que se mantenga en perfecto estado.

Los desechos del corte son otros de los elementos a considerar en este caso, y respecto a ellos, podemos decir que si tu césped no ha sido desherbado químicamente, puedes esparcir lo cortado al pie de tus cultivos de verdura o sobre la tierra desnuda de tus macizos, al pie de los árboles y los arbustos, para que de esa forma el ciclo de la vida continúe en los alimentos que comes, o que al menos ayude al crecimiento de tus plantas.