El cuidado de los setos de jardín

Los setos de jardín son uno de los elementos más comunes de esta parte de la casa. Los mismos nos sirven para oficiar como muro cuando no queremos poner muros realmente, y en general, tienden a otorgar orden a un sector más bien desordenada de nuestro hogar. Sin embargo, y aunque muchas veces los descuidamos, los setos tienen sus propios secretos para vivir más y mejor, y aquí analizamos algunos de ellos.

Es importante, en principio, que sigas estos consejos tanto si eres tú mismo el que se encarga del cuidado del jardín, como si has contratado a una persona especializada para esa tarea, ya que incluso en esa situación hay muchos que no conocen estas recomendaciones. El cuidado del seto, de hecho, comienza en el mismo momento en el que lo elegimos, siempre y cuando no tengamos uno y querramos agregarlo al jardín.

Sin ir más lejos, supongamos que has visto el seto que te gusta y lo llevas a tu casa. Pues bien, lo primero que tienes que hacer es tomar unas tijeras y recortarlo hasta la mitad de su altura, lo que si bien no condice demasiado con una imagen bella del mismo, sí logrará beneficiar su crecimiento en los siguientes meses. Debes realizar esta tarea con todos los setos, a excepción de las coníferas.

Además, debemos tener especial cuidado en mantener la parte inferior del seto más ancha que la parte superior, ya que si desarrollamos esta tarea sin los cuidados necesarios, no permitiremos que la luz del sol llegue hasta las hojas más bajas, con lo cual las mismas comenzarán a tener un aspecto realmente malo, que terminará por abarcar a todo el seto.

Por último, si estamos interesados especialmente en obtener una forma bien cuadrada en la zona superior del seto, lo que nosotros recomendamos es tensar una cuerda de forma horizontal sobre el mismo, determinando de antemano la altura que vamos a adjudicarle. De esa manera, no tendremos necesidad de hacer retoques posteriormente, los cuales además pueden hasta volverse peligrosos.