Cuidados de las Cistus o Jara

Una de las plantas más recomendables para las personas que tienen jardines está relacionada con el género de las Cistus, que si bien se encuentra compuesto por una veintena de especies, suele ser conicida muchas veces por el nombre de una de ellas, la Jara, aunque científicamente también existen otros como el Cistus albidus, Cistus ladanifer, Cistus villosus, Cistus monspeliensis, y demás.

La Jara, como la llamaremos a partir de aquí entonces, es un arbusto perfecto para las personas que habitan en climas mediterráneos, ya que entre sus condiciones para gozar de una buena salud, se encuentran algunas como por ejemplo que necesita mucho sol y resiste bien el invierno mientras no haya heladas frecuentes.

De la misma forma, es un arbusto noble, ya que no suele tener enfermedades, aunque debes estar atento a la aparición de una planta rastrera amarilla que parasita sus raíces. Por lo demás, un suelo ácido será suficiente para su cultivo siempre y cuando lo mantengas bien drenado. Sin embargo, para algunas variante de la especie también se recomiendan los suelos graníticos y silíceos.

En cuanto a la reproducción de estos arbustos, en tanto, debemos tener en cuenta que la Jara se puede multiplicar por esquejes hacia final de verano, y entre otras de sus características, se encuentra el hecho de que posee una resina pegajosa muy aromática, por lo que si plantamos varios especímenes, de seguro nuestro jardín comenzará a oler diferente.

Además, son arbustos extraños porque sus flores pueden adquirir muchos colores variados, entre los que se encuentran el blanco, el amarillo, el rosa y el rojo, siendo en la mayoría de los casos de gran porte. Su florecimiento, en tanto, se produce desde el final de invierno hasta los primeros días del verano, aunque puede variar según la humedad de la tierra.