Cuidados de la Berenjena

Está claro que la mayor parte de las personas que cuentan en sus jardines o huertos con plantas de berenjenas, es porque saben cómo cuidarlas. Sin embargo, si tienes pensado realizar tu propia quinta con vegetales, o si te has encontrado con esta planta en tu casa nueva y no quieres desaprovecharla, a continuación te traemos algunos aspectos que deberás tener siempre en cuenta para preservar su salud.

Lo primero que vas a tener que considerar en este sentido, entonces, es el clima al que expones las berenjenas, ya que no es lo mismo cualquiera de ellos. Por lo general, y salvo contadas excepciones, a estas plantas les conviene siempre establecerse en sitios de verano cálido, ya que no les gusta demasiado el tiempo húmedo, y puede perjudicarlas.

De la misma forma, en cuanto al suelo debemos recomendarte que tenga algunas características muy precisas, como por ejemplo que sea igualmente húmedo, algo que puedes lograr mediante la constancia en los riegos, además de que sea un poco arenoso, y en general con buen drenaje. Además, es mejor siempre que el mismo sea de tipo pH 6 y que utilices buenas cantidades de abono.

La siembra es otro aspecto a considerar con respecto a las berenjenas. Aquí debemos decir que la misma, siempre que sea en semillero, debe realizarse entre los meses de febrero y marzo, y entre marzo y abril cuando suceda en los exteriores. De igual modo, si quieres plantarlas, el mejor momento del día es la noche, y aún si puedes poner las semillas en remojo estarás obteniendo beneficios extra, para trasplantarlas luego de diez semanas aproximadamente.

Sobre otros cuidados específicos, te aconsejamos al mismo tiempo que las riegues lo suficiente pero sin caer en excesos, además de que cada vez que las podes, te asegures que permanezcan en su sitio unas cuatro o cinco ramas, sin dejar de mencionar tampoco la necesidad de despuntar el tallo principal cuando aparezcan los frutos.