Cuidados de las Espigas de Agua

También conocidas como Pontederías, estas plantas conforman una de las especiales ideales para que tengamos en los estanques que se han formado en casa. De hecho, si bien se trata de plantas originarias de América Central y del Norte, las mismas se han acoplado perfectamente a la vida en Europa, y también podemos encontrarlas bajo otras denominaciones, como por ejemplo Goldfish, Camalote grande, Flor de la laguna o Tule.

Los especialistas, en tanto, definen esta planta como una “vivaz rizomatosa con tallos erectos”, y uno de sus elementos principales para entender por qué es tan buscada, es que en promedio alcanza una altura de un metro, ideal para lo que son las plantas de estanque, y sobre todo cuando comienzan a aparecer sus pequeñas flores azules en las espigas, lo que sucede especialmente en los meses de primavera y verano.

Otras características interesantes de esta planta, que la hacen realmente bella, tiene que ver con que sus hojas tienen forma de corazón alargado, sin dejar de mencionar que son verde brillante y lisas como el cuero. En cuanto a su cultivo, es interesante saber que, por lo general, se las planta en pequeñas macetas sumergidas en un estanque, para permitirle una mayor resistencia a las heladas, que de por sí es bastante poca.

En cuanto a su ubicación, y siempre teniendo en cuenta su crecimiento de hasta un metro, conviene siempre que queden cerca del sol, pero no directamente al alcance de los rayos solares, ya que entonces se le podrían provocar algunos daños irreparables. De la misma forma, es necesario que nuestro estanque tenga una profundidad de al menos 30 o 40 centímetros.

Por último, en cuanto a la reproducción de esta planta, tampoco podemos dejar de señalar que tiende a multiplicarse por semillas en el mes de marzo, o de septiembre, dependiendo la parte del mundo en la que te encuentres, aunque los especialistas recomiendan un método más seguro, por división del rizoma, una vez comenzada la primavera.