Cuidados de los Bulbos, y cómo forzar su florecimiento

Los bulbos son uno de los elementos menos pensados del jardín, pero muchas veces así y todo se las ingenian para mantenerse allí. Sin embargo, pocas personas tienen idea acerca de los cuidados que requieren, qué aspectos debemos tener en cuenta para ofrecerles una buena calidad de vida, e incluso menos, cómo hacer para que florezcan en el momento del año en el que nosotros lo pretendemos.

Pues bien, lo primero que tienes que saber acerca de los bulbos, es que cuando mejor lucen es en los meses de verano, pues allí florecen, y sobre todo si los mismos son ubicados en macetas. De todos modos, debes tener en cuenta un pequeño detalle en estos casos, y si piensas plantarlos en macetas, nuestra recomendación es que los coloques un poco más cercanos de lo que lo haces al ponerlos en el suelo, ya que tienden a estirarse menos en estos sitios reducidos.

Por otro lado, algunos aspectos más relacionados a los bulbos nos indican que también se pueden plantar estos ejemplares “en pisos”. Para ello, la única recomendación necesaria, es que primero plantes los bulbos de floración más tardía, y en segunda instancia, los que florecen antes.

Además, siempre que vayas a plantar bulbos en macetas, deberás atender a un detalle que muchas veces pasa desapercibido: las macetas deben tener un muy buen drenaje. Es así que, como a los bulbos no les gusta demasiado mantener el agua cerca, harán todo lo posible por eliminar las cantidades que no le sean necesarias tan pronto pueden, y si la maceta les facilita el trabajo, pues mejor aún.

Controlar su florecimiento

Para finalizar, mencionábamos antes la forma en la que podíamos controlar el florecimiento de los bulbos, y efectivamente, accedemos a esta chance a partir de modificar sus patrones genéticos. El funcionamiento es más bien sencillo. Lo único que debemos hacer es colocar los bulbos en el frigorífico o en su defecto en un lugar frío y que carezca de luz. Un mes antes del momento en el que lo queramos florecido, lo sacamos, lo colocamos en un sitio cálido y luminoso, y en menos de dos semanas comenzarás a ver los resultados.