Cuidados del Pan de Agua

Conocido en ocasiones como pan de rana, lengua de agua, llantén de agua o hierba de serpiente, esta planta perteneciente al género Alisma y a la familia de la Alismatáceas, es una de las más buscadas por las personas que quieren tener jardines bellos sin demasiadas complicaciones, destacando por algunas características particulares, como por ejemplo sus raíces tuberosas, sus extrañas hojas en forma de cuchara, y su peciolo, más largo de lo común.

Una de las principales cuestiones que debes conocer acerca de los cuidados del pan de agua, está directamente relacionada con el interés por la decoración de los estanques que tienen algunas personas, aunque en otros casos hay quienes prefieren plantarlas en macetas. En el caso de plantarlas en agua, de cualquier modo, hay que estar atentos a que no se conviertan en plantas invasoras más allá de los límites previstos.

En cuanto a la ubicación que debemos darle al llantén de agua, conviene siempre que se trate de un sitio con sombra, aunque la misma no afecte de modo constante, y dependiendo del clima. Si vives en un sitio más bien fresco, pues entonces no habrá tantos inconvenientes en que elijas un espacio con sol durante toda la jornada, siempre y cuando eso no afecte la necesidad de humedad que tiene la planta.

Otro aspecto importante del pan de agua, es la necesidad que tenemos de que la planta retenga el líquido del riego. En este sentido, conviene siempre que se encuentre en un suelo más bien arcilloso, y si podemos enriquecerlo con materia orgánica, las probabilidades de un buen nivel de vida para el ejemplar serán aún mayores, siempre considerando una profundidad de estanque, de alrededor de medio metro.

De la misma forma, si en realidad prefieres aún así tenerla en una maceta, debes considerar la necesidad de ser regada constantemente que tiene esta planta, casi hasta el punto de que la tierra se convierta en lodo. Por lo demás, se trata de plantas extremadamente resistentes, que casi no requieren de otro tipo de cuidados, ni son atacadas por plagas o enfermedades que puedan causarles problemas.