Cuidados del Senecio Oloroso

El Senecio, conocido por algunos como Senecio Oloroso, cuenta con la particularidad de ser una planta sumamente escogida por las personas para sus jardines, en cualquiera de sus especies, al punto de que esta enredadera, una de las más buscadas del Sur de África, ya parece originaria de algunos sitios de España, sobre todo teniendo en cuenta su característica de ser muy invasora.

Hay que destacar, en cuanto a las dimensiones de esta planta, que algunas de sus ramas herbáceas puede llegar, en el mejor de los casos, hasta los siete metros de largo, de la misma forma que también destacan sus brillantes hojas, algunas de las cuales pueden ser carnosas, y que se parecen tanto a las de las hiedras, que en ocasiones podemos confundirnos ambas especies.

En cuanto a los usos del Senecio Oloroso, también es correcto considerar sus múltiples utilidades, como por ejemplo a modo de planta trepadora en muros, para cubrir alguna parte del suelo de nuestro jardín, o por qué no, como una planta colgante desde macetas en un primer piso, entre otras posibilidades que son muy recomendables.

Esta planta también cuenta además, con la particularidad de que, si queremos ofrecerle una buena calidad de vida, conviene que la expongamos en un sitio con pleno sol, o al menos de semisombra, pero entendiendo que en este último caso, producirá menos flores de lo normal. Por lo demás, es ideal para climas mediterráneos, aunque puede llegar a soportar heladas siempre y cuando las mismas sean de baja intensidad.

Si pensamos en los suelos donde pretendemos ubicar estas plantas, en tanto, debemos destacar que tiene una excelente adaptación prácticamente a todos ellos, al punto de que incuso puede prosperar en los de tipo calcáreos. Para finalizar, y sobre los riegos, te recomendamos especialmente que la riegues de forma constante, sin demasiada agua, durante todo el año, conforme a su crecimiento.