Cuidados del lúpulo

El lúpulo es una de las plantas más comunes que nos podemos llegar a encontrar en un jardín, ya sea porque la hemos heredado, adquirido, o lo que fuera, y lo cierto en este sentido es que se trata de plantas que requieren de una serie de cuidados bastante extensos para ofrecer su mejor rendimiento, situación más que suficiente para que a continuación realicemos un repaso de los más importantes, para que los tengas siempre en cuenta.

Por ejemplo, se trata de plantas que requieren necesariamente de ambiente bastante húmedo, aunque soportan las sequías sin demasiados inconvenientes cuando se han desarrollado bien. Además, no podemos dejar de lado que, por lo general necesitan un tipo de clima frío y en período de reposo pueden llegar a resistir hasta los -20º C, sin demasiados inconvenientes, así que nada de acercarlas a la calefacción.

Por otro lado, siempre será conveniente que se encuentren ubicadas zonas soleadas o semi-sombra, mientras que al abono es otro de los factores claves para entender su rendimiento, considerando que el abonado debería realizarse añadiendo una buena cantidad de fertilizante o estiércol, lo que sin dudas permitirá el avance de un crecimiento más sostenido del lúpulo.

Además, es interesante saber que, para una mejor calidad de vida, esta planta requiere un tipo de suelo bien drenado y con mucha profundidad, lo que nos permitirá que los riegos constantes que tenemos que proveerle traspasen la tierra con facilidad, manteniéndola siempre húmeda, pero a la vez, oxigenada.

Finalmente, no se puede dejar de destacar que, a fin de prevenir las enfermedades más comunes que afectan a esta planta, como por ejemplo el pulgón y la araña roja, se recomienda fervientemente el utilizar insecticidas especiales, que puedes conseguir consultando a tu especialista de confianza, o usando alguno que tengas para otras plantas y que cumpla con las condiciones dadas.