Cuidados para las plantas acuáticas

Las plantas acuáticas son una alternativa muy válida para las personas que quieres tener nuevas experiencias con sus jardines, de modo que podemos cultivar las mismas y mantenerlas, a fin de otorgar nuevas vistas al fondo de nuestra casa. Sin embargo, siempre será necesario tener en cuenta una serie de cuidados que nos permitan sacarles todo el provecho posibles, de acuerdo a sus variedades y necesidades específicas.

En estos casos, lo primero que debemos tener en cuenta es que existen cuatro variedades de plantas acuáticas: las de aguas profundas a nivel acuático las flotantes, las oxigenadoras, y las palustres o marginales. Se diferencian cada una de ellas bien por el espacio que ocupan dentro del estanque, o por la función que cumplen dentro del mismo.

Una ventaja en este sentido tiene que ver con que, al menos generalmente, las plantas acuáticas requieren pocos cuidados una vez establecidas. Entre sus ventajas podemos mencionar que no necesitan un suelo con demasiados nutrientes, y sobre todo, que no tenemos ninguna necesidad de regarlas, puesto que su hábitat de vida es el agua.

En cuanto al cultivo, debemos detallar que existen dos técnicas posibles. La primera de ellas está directamente relacionada con la plantación en una capa gruesa de suelo extendida por todo el fondo y las plataformas. Hay que tener en cuenta que se trata de una técnica que requiere de gran cantidad de tierra, aunque a su vez genera un desarrollo realmente interesante de la planta, por lo que hay que tener cuidado de que no asfixie el estanque.

Por otro lado, la última variante que nos queda a la hora del cultivo, tiene que ver con limitar la tierra a los recipientes para las plantas, de modo que no quede demasiada tierra en el fondo, y el desarrollo de las plantas se produzca siempre limitado por la cantidad de tierra con nutrientes que nosotros hemos propuesto.

1 Comentario

Comments are closed.