Cuidados de los rosales

 

Ya hablamos anteriormente en algún momento de los rosales, y la verdad es que si tenemos en cuenta la importancia que las rosas tienen dentro de los distintos jardines que podemos encontrar, tanto por lo bella que son a la vista, como por lo exquisitas que son con su aroma, no podemos dejar de considerar algunos de los principales cuidados que brindarles a estas plantas con flores, en cuanto a su riego, abono, y demás cuestiones importantes.

Para comenzar, al plantar los rosales, lo primero que debemos considerar es que trazar una línea en forma de zig-zag, para que de esta forma al crecer la planta, quede todo muy bonito, más que con líneas rectas. De la misma forma, piensa siempre que conviene que el suelo sea profundo, ya que de esa forma podrás rellenarlo con abono orgánico, el cual es muy importante para las distintas especies.

Si pensamos en los rosales y el sol, en tanto, lo que debes considerar es que estas plantas necesitan de sol moderado. Es decir, si estás en un clima muy cálido, conviene que las pongas en un sitio donde tengan sombra en algún momento del día, pero si vives en un sitio con climas tirando a frescos, es mejor que estén todo el día al sol.

La fertilización es otro de los aspectos que se deben considerar. Nosotros recomendamos dos fertilizaciones al año de forma completa. La primera de ellas durante el invierno, y la segunda, antes de que comience el verano. Otro punto de inflexión en el cuidado de los rosales tiene que ver con las rosas que se marchitan, y que aunque nos de pena, muchas veces tenemos que quitarlas para evitar que dañen el crecimiento de las nuevas que se van formando.

Finalmente, en cuanto a la poda, aconsejamos realizarla tanto sobre ramas como hojas mediante la utilización de utensilios limpios, desinfectados y con suficiente filo para evitar desgarros de las plantas.