Cultivar Apio -Parte II-

Buenos días amigos, en el espacio de hoy os dejo algunos consejos para cultivar Apio de manera fácil y sencilla.

Como comenté en el anterior artículo, el Apio requiere de humedad constante para desarrollarse.. pero no excesiva.

Con esto quiero decir que puedes regarla antes de que se seque la tierra y sobre todo en épocas de calor… Debes regarla sin dejar que la tierra se seque.. pero no la dejes empapada de agua.

apio

Si hace calor y ves que puede darle mucho el sol a los tallos del Apio, procura tapar estos con una bolsa de papel. Hemos de tener en cuenta que el Apio es más sabroso si le da el frío, ya que soporta muy bien las heladas..

Sin embargo el sol los volverá amargos y para comerlos no estarán tan sabrosos.. esto lo tendremos en cuenta si lo vamos a comer.

Puedes recolectar el apio cuando quieras, una vez crecido.. pero si es para consumir, es preferible que pasen por alguna helada para que los encontremos mucho más deliciosos.

Ahora bien, si quieres saber algo sobre la germinación del Apio te cuento que para empezar a cultivar lo primero es tener una maceta, o una caja para las semillas.

Luego llena el lugar con compost o estiércol y riega con abundante agua.. Ahora añade las semillas esparcidas… aquí no hace falta que tenga grandes distancias, pues vamos a esperar a que germinen y le salgan esas simpáticas hojas verdes, llamadas cotiledones.

Sobre las semillas añade más compost, pero no una capa demasiado gruesa y apelmazada. Ahora guarda las semillas a una temperatura de unos 16 grados, bien tapado todo con un periódico o con un cristal.

Recuerda que el compost no podemos dejar que se seque, como ya comentamos anteriormente. Intenta añadir agua rociándola y vigilando para que no se seque, sobretodo en épocas de calor.

Ahora solo queda esperar hasta que salgan los cotiledones, una vez que pase esto traspasamos las plantas a otro lugar y les damos más espacio entre ellas.. como unos 5 cm.

Para que se vayan acostumbrando a estar fuera, puedes sacarlas algunas horas al día y así se irá endureciendo con el aire.

Antes de las heladas, saca las plantitas al exterior y ya las puedes poner en el suelo, en zanjas o macetas con la separación que os conté en el artículo anterior.

Foto: thewellheeledcook