Diferentes maneras de regar el césped

Existen dos formas de regar el césped y obtener buenos resultados. Lo puedes hacer de una manera tradicional, con una manguera o mediante un sistema de riego automatizado.

Riego del césped con manguera

Este tipo de riego es ideal para cuando se cuente con una extensión pequeña de césped, cuando la superficie no supera los 100 metros cuadrados, además es un sistema ideal para la zona de climas más cálidos o donde el tipo de césped no requiera de grandes volúmenes de agua. Dentro de las desventajas de este sistema de riego es que lleva tiempo y tener ganas de realizarlo. Verás que regar el césped de esta forma te lleva muchas horas a la semana. Otra desventaja es que el riego no será parejo ya que habrá zonas en donde caiga más o menos agua.

Regar el césped para que luzca sano
Fuente: Pqangel

Riego del césped automático

Una excelente alternativa para regar el césped, mucho mejor si el sistema es subterráneo. Te olvidarás del mantenimiento y de tener que abrir y regar grifos todos los días. Podrás regar el tiempo que consideres necesario según la especie, el clima. Muchas personas lo hacen por la noche, cuando el agua se evapora menor por el sol, además por la noche el viento es menor.

Los sistemas automáticos te darán la comodidad de no tener que abrir y cerrar los grifos ni la llave de paso. Este control en el riego ayudará a que colabores con el medio ambiente usando únicamente el agua necesaria, evitando que derroches este bien tan valioso. El agua se repartirá de manera uniforme en toda la superficie, de una forma parecida a la de la lluvia.

Mantener el césped correctamente regado generará que luzca sano. Recuerda evitar los encharcamientos que pueden provocar diferentes enfermedades o la aparición de hongos. El agua que reciba dependerá de cada especie en particular.