El nenúfar

Las personas que tienen jardines y no saben qué agregarles para que se vean bien, muchas veces tienen la posibilidad de recurrir a una interesante variante como son los estanques, sobre todo si tenemos un fondo de casa lo bastante grande. En este sentido, es interesante saber que distintas especies vegetales crecerán en ese estanque, y una de las más comunes son los nenúfares.

En este aspecto, lo primero que debemos decir es que la mayoría de variantes de esta planta provienen directamente de distintos sitios de Asia y África, donde cubren de forma espontánea charcas y lagos naturales donde no hay corriente, con aguas que muchas veces están estancadas, y de ahí surge justamente la idea de trabajar con estas plantas en nuestro propio jardín.

Hay que señalar además, que esta planta acuática cuenta, entre sus muchas ventajas, con que es apta para cualquier tipo de clima, y si lo sumamos a las condiciones naturales de estas especies, que no necesitan riego, no podemos dejar de considerar que sólo nos resta definir una de las especies, de acuerdo a los dos tipos de hojas distintos que existen, y que podemos notar una vez que la planta comienza a desarrollarse, y flotar.

También hay que decir, que si bien los nenúfares crecen mejor en aguas cálidas, podemos encontrar algunos que se establezcan en sitios distintos, bajo el nombre de nenúfares perennes. En la mayoría de los casos, este tipo de plantas se ubican medio metro por debajo de la superficie, desde donde se obtiene los mejores resultados a corto, mediano y largo plazo.

Finalmente, teniendo en cuenta que su floración comienza en los primeros meses de otoño, no podemos dejar de lado que en el caso de los nenúfares no perennes, conviene acercarlos un poco más a la superficie que en los que lo son.