Fresias: como cultivarlas en nuestro jardín

Las Fresias son plantas maravillosas con flores muy bonitas que no solo embellecen nuestro jardín sino que también al cortarlas podemos usarlas para decorar nuestro hogar durante una cena, un almuerzo, o simplemente para aromatizar de una manera bonita y cálida. En esta oportunidad te comentaremos como cultivarlas en vuestro jardín y todo lo que debes saber respecto a ellas.

¿Cómo son las Fresias?

En primer lugar debemos saber precisamente qué y cómo son las Fresias. Pues se trata de una planta bulbosa originaria de África del sur que florece en primavera. Podemos encontrarlas de distintos colores y proporcionan en el ambiente un delicado aroma en donde sea que elijamos colocarlas.

fresias
Fuente: Wikipedia

¿Dónde plantar las Fresias?

Los bulbos de estas plantas, también conocidos como “cormos” deben ser plantados preferentemente en un sitio donde les del sol, puede ser en la tierra directamente o en alguna maceta. En caso de tenerlas en maceta será necesario trasladarlas a un sitio semi soleado cuando estas empiecen a florecer.

¿Cuándo plantar Fresias?

Las épocas más recomendadas para plantar las Fresias son cuando el frío ya no es tan extremo, podemos hacerlo a fines de invierno puesto que estas plantas no toleran las heladas fuertes. En cuanto al suelo, debemos intentar que se trate de un suelo con buen drenaje y si es posible que haya sido abonado previamente puesto que las Fresias necesitan abundante materia orgánica.

¿Cómo plantar las Fresias?

Para plantar las Fresias lo primero que debes hacer es enterrar los bulbos a dos o tres centímetros de profundidad teniendo a la vez una separación entre los bulbos de aproximadamente siete centímetros, de modo de no entorpecer el crecimiento de las raíces. Asimismo, es recomendable colocar una pequeña estaca del espesor de un lápiz junto a los bulbos para que le permita a la planta sostener el follaje cuando comience a florecer, ya que tienden a inclinarse. En cuanto al riego, deberá hacerse cada dos o tres días.

 

Fuente: Huerta y Jardinería