Hacer una kokedama: ¿cómo es el paso a paso?

Hacer una kokedama puede parecer difícil, pero lo cierto es que estos elementos decorativos clásicos de la jardinería ya no solo son comprados por las personas, sino también que algunas de ellas se animan a hacerlos. Por supuesto, estamos hablando de las tradicionales bolas de musgo un tipo de arte floral japonés, que con una serie de técnicas nos permiten obtener estos elementos decorativos de excepción. Luego, como veremos a continuación, podemos utilizarlas de diferentes formas para que nuestros jardines e interiores queden bonitos.

¿Cómo hacer una kokedama?

Lo primero que tienes que tener en cuenta a la hora de hacer una kokedama, son las herramientas necesarias en este caso, que normalmente son las siguientes: cuchara para vaciar la esfera, los materiales que utilizarás a tu gusto, el musgo, una planta con poco desarrollo, una esfera a modo de esponja de floristería, un alambre verde, y un poco de agua para poder mantenerla con el paso del tiempo los primeros días.

Hacer una kokedama
Wikimedia

Con todo eso, hacer una kokedama nos requiere primero que nos pongamos a hacer un hueco en la esfera de corche, lo suficientemente grande para que entre todo el musgo, y también la planta que luego le agregaremos. Luego colocamos el mismo musgo, y le agregamos un alambre, fijándolo al fondo de la esfera, y a medida que vamos agregando más musgo, también vamos agregando alambre para is sosteniéndolo.

Finalizada lo que vendría a ser la base de la kokedama, tenemos que introducir la planta poco a poco para que quede sujeta también con el musgo, de forma que cada uno de los elementos decorativos nos queden preparados. Hecho eso, podemos darles formas de animales como en la imagen que ilustra el artículo, o también suspenderlos en el aire, consiguiendo que den una sensación más que interesante.

¿Te has puesto ya a hacer una kokedama?