Jacarandá, un árbol que embellece

El jacarandá es sin lugar a dudas uno de los árboles más bonitos para decorar nuestro jardín, pues este árbol tiene un aspecto muy diferente al resto ya que durante su época de floración se llena de flores color lila generando un espacio mágico a su alrededor. En esta oportunidad te comentaremos todo acerca de él para que consideres tenerlo en tu jardín.

¿Cómo es el jacarandá?

Ante todo debemos tener en claro que el jacarandá es un tipo de árbol caducifolio, es decir de crecimiento rápido con una gran copa en su parte superior. Este, puede alcanzar una altura de hasta 10 metros con un diámetro en su copa de entre 4 y 6 metros. De hecho, en ocasiones el jacarandá puede alcanzar los 25 metros de altura.

jacarandá
Wide HD Walls

En cuanto a sus hojas debes saber que son perennes con un aspecto parecido a las de un helecho de 15 a 30 centímetros de largo. Sus flores suelen ser de color lila, aunque en ocasiones pueden ser azules con un tamaño de 5 centímetros de largo en racimos al extremo de las ramas hasta de 25 centímetros de largo. Durante la estación de floración, que generalmente es en primavera, el jacarandá se cubre completamente de sus flores dando un aspecto muy bonito donde esté colocado. Si bien, la época de floración es en primavera, también existe la posibilidad que vuelva a florecer a principios de otoño.

¿Cómo cuidar el jacarandá?

Si decidimos tener un jacarandá en nuestro jardín lo primero que debemos considerar es que contemos con el espacio suficiente para un óptimo crecimiento. Asimismo, este árbol necesita un clima suave donde no haya fuertes heladas, ya que un clima extremadamente frío hasta podría matarlo.

Por otro lado, haciendo hincapié al suelo, es necesario tener un terreno arenoso o arcilloso donde la humedad se mantenga permanentemente. Ubícalo en lugar donde reciba abundante sol y todos los años disfrutarás de un espacio maravilloso rodeado de flores lilas o azules, de acuerdo al jacarandá que hayas plantado.

1 Comentario

Comments are closed.