Jardinería lasagna: ¿de qué se trata esta opción?

Seguramente en algún momento hayas oído hablar de la jardinería lasagna, y de todos modos aún así es probable que no tengas conciencia realmente de lo que estamos hablando, por eso creemos que es un buen momento para analizar sus particularidades. En efecto, vamos a comenzar diciendo que llama la atención a partir de que se trata de un estilo de labranza completamente diferente, que entre sus carcaterísticas posee la de requerir de un menor cuidado.

¿Cómo es la jardinería lasagna?

En efecto, algunas de las premisas claves de la jardinería lasagna tienen que ver con generar un suelo más bien esponjoso y preparado para los cultivos orgánicos, de modo que sea suave y no requiera mucho esfuerzo de nuestra parte. ¿Y por qué se llama jardinería lasagna? Pues bien, eso tiene que ver más que nada con el método de construcción del jardín a partir de capas de diferentes materiales orgánicos para generar un suelo rico.

Jardinería lasagna

Este procedimiento, que algunos también conocen como “hoja de compostaje”, ha llamado desde siempre la atención de los especialistas en la jardinería y más en los últimos tiempos porque se trata de un sistema que es muy beneficioso para el medio ambiente. De hecho, cada vez existen más tutoriales y alternativas que enseñan a los interesados acerca de la jardinería lasagna utilizando elementos como residuos de la cocina o del patio, para que sirvan en sus jardines.

Algunos de los elementos orgánicos que se suelen utilizar en la jardinería lasagna tienen que ver con el estiércol, el mantillo de hojas, lombrices, fibras de coco o semejantes, compost preparado especialmente, recortes de césped de otras partes del patio u hojas recolectadas, y recién entonces le agregamos encima las semillas o plantamos allí mismo, siendo un proceso realmente sencillo, aunque no sirve más que para plantaciones orgánicas.