Los jardines acuáticos

Aunque si uno tuviera que relacionar directamente distintos elementos de la naturaleza con un jardín pensaría en la tierra, tampoco podemos dejar de lado el hecho de que existen bellísimos jardines acuáticos, y que los cuidados y conceptos que se han desarrollado acerca de los mismos, si bien tienen algunos puntos en común, también marcan notorias diferencias con los jardines tal los concebidos normalmente.

Por ello debemos señalar que si uno quiere tener su propio jardín acuático en su casa, debe tomar como primera medida al conocer todas las propiedades, ya no sólo de las flores y plantas que pueden desarrollarse en el agua, sino incluso del agua misma, y de cómo la presencia de ésta comenzará a afectar a todos los demás elementos que se encuentran a su alrededor en esta parte del hogar.

Sin embargo, por suerte existen variadas técnicas de jardinería acuática, las que nos permitirán sacar el mayor provecho posible a este tipo de construcciones. Por ejemplo, si buscamos un jardín acuático que tenga un pequeño toque oriental, nuestra recomendación es que se le agregue una pequeña fuente o estanque, que son muy comunes en países como China o Japón.

Del mismo modo, el hecho tener un jardín acuático puede significar una solución en algún que otro plano, sobre todo si pensamos que el agua es uno de los elementos indispensables para la vida, y como tal, si ya se encuentra intrínseco en el fondo de nuestra casa, no tendremos que salir a buscarlo hacia otros sitios, ni preocuparnos tanto del riego, por ejemplo.

De acuerdo a todos los aspectos mencionados anteriormente, también es justo remarcar que todos los estanques deben ajustarse, tarde o temprano, a las fuentes o propiedades del jardín en los que serán instalados, siendo una de las recomendaciones más comunes que el jardín acuático no ocupe más de la mitad del total del jardín.

Más contenidos recomendados:
Tipos de jardines y sus cuidados

1 Comentario

Comments are closed.