Los jardines verticales

Una de las modas más recientes en cuanto a los jardines tiene que ver directamente con los jardines verticales. Concretamente, se trata de una opción más que interesante para aquellas personas que no tengan un espacio demasiado amplio en su jardín pero que, por el contrario, si cuenten con muchas paredes cerca una de las otras, y que le permitan formar su propio jardín vertical, que suelen quedar igualmente bellos.

La cuestión es que con la falta de espacio que reina actualmente en muchos sitios, los jardines verticales se vienen haciendo un sitio mayoritario entre la totalidad de ellos, y sobre todo entre quienes tienen departamentos.

Sin embargo, si no tienes ni idea de que es un jardín vertical, vamos a comenzar diciéndote que los mismos consisten básicamente, en un cajón o marco que se adhiere a la pared al cual se le agregan plantas. A su vez, el recipiente que se escoja, debe tener bolsillos donde se coloca la tierra o sedimento y es ahí donde se siembran las plantas, para que de esta manera emulen, por decirlo de alguna forma, los jardines colgantes de Babilonia, con ese efecto tan característico de caída de las plantas.

Lo interesante del caso es que la utilización de los jardines frontales es sumamente factible de ser afectada por nuestra imaginación. De hecho, se trata de un nuevo campo en el que no muchas cosas han sido inventadas por fuera de sí mismo, y sobre el cual podemos aplicar algunos de nuestros conocimientos.

De todas formas, uno de los elementos que no podemos dejar de mencionar, y tú de tener en cuenta si quieres instalar tu propio jardín vertical, tiene que ver con que las plantas de todos modos necesitarán agua, luz solar y alimentos, y que no todas ellas se adaptan de la misma forma a vivir de costado, así que conviene que consultes con la persona a quien se las compras para conocer más sobre ellas.

Más contenidos recomendados:
Las azaleas, cuidados y consejos