La Gerbera, una planta a puro color y alegría

Gerbera

La “gerbera” o también conocida como “margarita africana”, es sin lugar a dudas una de las plantas más elegidas a la hora de armar un centro de mesa en una fiesta, decorar nuestra casa, regalar a alguna mujer o simplemente adornar nuestro jardín, y esto debido a que los colores de sus flores ya sea en sus tonalidades fucsias, anaranjadas y hasta rojas pasión, la vuelven una planta alegre y muy viva.

Si bien nos gusta tener sus flores cortadas en jarrones, para que la alegría de esta planta perdure, nada mejor que plantarla en nuestro espacio para poder verla cada día crecer y darle mayor color a nuestro balcón o jardín.

Cuidados

En tiempo con temperaturas cálidas y con abundante iluminación, la planta finalmente emite grandes flores de diseño similar al de las margaritas, aunque de mayor tamaño que éstas, las cuales pueden ser de tonos muy diversos, todos ellos muy bonitos.

Al ser una planta que soporta crecer en un espacio reducido, son aptas para macetas. La pregunta del millón podría ser claramente dónde ubicar la maceta. El truco para mantener viva a esta planta y a sus flores residirá en disponerla en un lugar donde el sol le de directamente, evitando exponerla a bajas temperaturas, de manera que pueda florecer adecuadamente.

Las temperaturas ideales van desde los 15 hasta los 18º C, durante la noche, y desde los 24º C hasta los 32 grados, durante el día, lo cual permitirá que se produzcan unas gerberas espléndidas durante todo el año, siempre y cuando no se las riegue en exceso, se le abone el suelo frecuentemente y esté en una maceta que tenga buen drenaje.