La importancia de limpiar las plantas

Aunque muchas veces no lo tengamos en cuenta, el hecho de limpiar las plantas, particularmente sus hojas, puede otorgarles a las mismas, buenas posibilidades de mejor calidad de vida, y como apenas nos lleva tiempo, en este caso vamos a enseñarte todos los trucos que debes saber para propiciar una mejor estadía a todas las especies en tu jardín.

Lo primero que debes tener en cuenta, sobre todo cuando hayas visto las plantas de tu jardín recubiertas de polvo, o de la contaminación del aire, muy común en las ciudades más pobladas, es que debes limpiar las mismas para que puedan respirar, ya que de lo contrario, sus poros se mantienen cerrados, y de igual forma que sucede con un ser humano, les es imposible sobrevivir sin la ingesta de oxígeno para desarrollar sus funciones vitales.

En concreto, si una hoja está sucia, recibe menos cantidad de luz, entonces genera menor cantidad de clorofila, se vuelven amarillas, y el crecimiento se detiene. Por este motivo no puede pasar más de un mes entre una limpieza y la siguiente, aunque los tiempos se deben acortar si estás en un sitio que suele llenarse de polvo rápidamente.

Particularmente, siempre que quieras limpiarlas, te recomendamos que muevas la planta y la rocíes con una manguera muy por encima. También puedes llegar a utilizar el pulverizador que tienes para la ropa, por ejemplo, sobre todo si la planta es pesada y está fuera del alcance de la manguera. Ahora, si las hojas son muy grandes, es mejor que las limpies con una esponja impregnada en cerveza, por las propiedades que alguna vez hemos comentado, y luego las seques con un trapo.

Cuando limpies, además, tienes que necesariamente eliminar las hojas secas, amarillas, y flores marchitas, ya que la planta gasta energía en ellas sin necesidad de hacerlo, desviando fuerzas que pueden ayudarle a desarrollar mejor otras partes de la misma.