Oreja de elefante: principales cuidados en el invierno

Sin ser tan famosa, la Alocasia o también llamada Oreja de elefante ha logrado meterse en el corazón de muchos de los amantes de la jardinería en España en los últimos tiempos, y ahora mismo, llegado el invierno, hay que prestarle más atención. Sucede que se trata de una planta que suele rebotar en su brote en primavera, pero si queremos asegurarnos de que eso suceda tenemos que fijarnos en los cuidados de enero y febrero.

¿Cómo cuidar la Oreja de elefante en enero?

Como sabemos, la Oreja de elefante puede curarse sencillamente en el interior o el exterior de una vivienda, e incluso en invierno en la parte externa de nuestra casa sabemos que hay que buscarle algún sitio de sombra porque el sol la afecta mucho. De la misma forma, al tratarse de plantas que no son demasiado exigentes con el suelo, más allá de un trasplante por crecimiento cada dos o tres años, podemos desentendernos de este detalle.

Oreja de elefante cuidados invierno
Wikipedia

Ahora bien, llegado el invierno y sobre todo si tenemos la Oreja de elefante en una maceta y la hemos metido en el interior de casa, tenemos que fijarnos en algunos cuidados muy básicos, entre los que podemos mencionar el colocarla en un área de sombra casi permanente. Incluso, no es bueno dejarlas cerca de la estufa, porque seca el ambiente a su alrededor y esta es una especie que requiere más bien de la humedad.

En esta parte del año, la Oreja de elefante tiene que ser regada al menos una vez por día, asegurándonos de empapar su tierra cada vez que lo hacemos, y aunque podríamos limitar el riego sobre todo si está lloviendo mucho, básicamente su tierra tiene que mantenerse húmeda durante todo el calendario para que no haya mayores inconvenientes. Si tienes algún fertilizante líquido, puedes complementar sus cuidados agregándole un poco cada tres semanas.

¿Tienes una Oreja de elefante en tu jardín? ¿Cómo la cuidas en invierno?