Plantas medicinales, cómo incorporarlas en tu jardín

Cultivar plantas medicinales es posible si tienes un gran jardín o si tienes un pequeño balcón, cultivar este tipo de planta te resultará gratificante y funcional. Una forma efectiva de agregar vida a tu jardín. Existen muchas opciones entre las que puedes elegir, por ejemplo, aloe, menta peperina, manzanilla y otras.

Piensa en que plantas quieres agregar a tu jardín, existe una gran variedad de especies. Investiga acerca de ellas y si tienes dudas consulta con un experto en jardinería o en el vivero donde vayas a comprar las semillas y plantines.

Plantas medicinales
Fuente: Tess Watson

Una buena manera de encontrar información es por Internet, en diferentes sitios encontrarás cómo se usan las hierbas y plantas medicinales.

Dentro de las plantas más usadas encontramos el aloe vera, especialmente si eres una de las personas que se queman rápidamente con el sol. Esta planta también es muy buena para curar sarpullidos, problemas digestivos o eczemas. El aloe vera requiere de luz solar directa para su óptimo crecimiento, así crecerán más rápido.

Si sueles tener pesadez estomacal nada mejor que colocar menta peperina. Además es una gran aliada para quienes buscan controlar el mal aliento. Esta planta permitirá mantener alejado insectos por su aroma.

Las plantas de gingsen pueden ser muy buenas para mejorar la salud de las personas en general, ayuda a mantener en buen estado el sistema inmune y te dará mucha energía. Las plantas de caléndulas no solo ayudarán a mejorar la calidad del suelo sino que permite ser usada en el caso de picaduras de abejas, evitar las venas varicosas y mejorar la calidad de la piel.

En el momento de plantarlas deberás evaluar el sitio del jardín elegido. Lo mejor es colocarlas en sitios diferentes, según la cantidad de luz, sombra y agua que requieren. No siempre tienes que integrarla a las plantas que ya tienes, crea una sección médica dentro de tu jardín, si no tienes el espacio necesario podrás usar macetones diferentes. Además algunas se desarrollan mejor en esos lugares, por ejemplo, la savia crece muy bien en macetas.