Plantas tóxicas para las mascotas, sus secretos

Seguiremos hablando de las plantas tóxicas para las mascotas y como tratar de prevenir las consecuencias de su ingesta. Muchas veces los perros cuando están aburridos, especialmente si son cachorros, empiezan a morder todo lo que van encontrando, también las plantas.

Otro motivo por el cuál los perros pueden comer las plantas del jardín es para llamar la atención, por ejemplo, cuando hay un cambio de hogar. Al estar en un sitio nuevo no le gustará pasar inadvertidos.

Plantas tóxicas para las mascotas
Fuente: Carina Cristiano

Como consecuencia la falta de espacio incrementa los niveles de agresividad, al estar nerviosos se intensifica la necesidad de romper todo y de masticar lo que tienen a su alcance. Muchas veces muerden las plantas cuando están solos o no los vemos, por eso es necesario conocer los síntomas para saber si la mascota está intoxicada.

Síntomas para saber si tu mascota está intoxicada

Los síntomas seguramente son muy evidentes, ya que el envenenamiento se puede manifestar mediante los signos digestivos, hematológicos o nerviosos.

Debemos saber que plantas tenemos en casa para saber que tratamiento recomendará el veterinario en caso de una intoxicación, así se podrá brindar el antídoto adecuado. Otro datos que deberemos brindar es la cantidad de planta ingerida o abservida.

Lamentablemente muchas veces los casos de intoxicación no son correctamente diagnosticados. A pesar de ellos los animales suelen ser tratados correctamente, ya que se suelen llevar adelante tratamientos rutinarios.

La variedad de plantas que pueden ser tóxicas para las mascotas son muchas, la identificación de ellas puede ser difícil.

En el caso de los gatos las plantas que pueden ser más peligrosas son las denominadas como lechosas, ya que su savia blanca puede tener saponina, una sustancia muy irritante que genera trastornos al ser ingerida.

En un próximo artículo te nombraremos puntualmente las plantas que deberías evitar tener en el jardín en el caso de tener mascotas, algunas de ellas tienen hojas tóxicas y en otros casos la parte tóxica es el fruto o la semillas.