Podar los árboles para darle forma

Los expertos aconsejan que los árboles ornamentales deben ser podados, si los dejas crecer libremente el árbol seguramente crecerá de manera salvaje. Podar los árboles es una tarea fácil que nos requiere algunas horas, pero al hacerlo estarás ayudando para que tu árbol se desarrolle de manera óptima.

Objetivos de podar los árboles

Podemos decir que el hecho de podar un árbol reviste tres objetivos: establecer una altura apropiada, formar una estructura sólida con sus ramas que se distribuya correctamente alrededor del tronco y darle alguna forma que te guste (como forma de pirámide, cortina, marquesina, emparrado).

Podar los arboles
Fuente: Diario la Voz Cerezuela

Dentro de los árboles ornamentales encontramos algunas formas típicas, por ejemplo: redondeada, esférica, cónica ancha, columnas ancha, fastigiada, con forma pendular.

Dentro de la poda de formación se busca darle forma a la copa a cierta altura del suelo, la altura dependerá de las condiciones del lugar y de la especie del árbol. Este tipo de poda deberá comenzarse desde el momento en que plantemos el árbol y deberá continuarse por varios años.

Si el árbol ya se encuentra bien desarrollado se podrá dejar que la copa se desarrolla hacia arriba. Una opción es ir bajando las ramas más altas para evitar que la copa continué en altura. Lo importante es no limpiar más de 1,5 metros de tronco de una vez para así poder mantener el volumen de ramillas y así evitar que falten las hojas que se encargan de producir la savia elaborada que permite el engorde de los troncos y sus ramas.

La poda de formación es usada también para formar una estructura. Cuando ya se tiene el tronco formado y una copa a cierta altura deberás elegir las ramas que van a generar el armazón de ramas principales.

Para elegir las ramas estructurales deberás fijarte en las que estén mejor repartidas alrededor del tronco y se vean escalonadas entre si, o sea, que no salgan varias del mismo punto ni una justo encima de otra.