¿Se puede pintar una piscina?

La respuesta es sí, es posible pintar una piscina, pero también hay que tener en cuenta que hay que hacer las cosas bien y seguir una serie de pautas para que la pintura quede perfecta. Así, en este artículo te contamos cómo es posible pintar tanto una piscina nueva como una antigua, además de existir pintura específica tanto para piscinas de hormigón y de cemento como para piscinas prefabricadas en fibra de vidrio.

Si deseas pintar tu piscina antes de que llegue el buen tiempo, no lo dudes y busca aquella pintura que más se adecúe al material. Para ello puedes revisar catálogos y colores online y planificar desde la comodidad de casa el proceso de pintado de nuestra piscina y comenzar a acondicionarla con tiempo para disfrutar de ella al máximo a lo largo del verano.

¿Cómo pintar una piscina?

Pero antes de comprar pintura para piscinas es importante revisar el estado en el que se encuentra la superficie que vamos a pintar y comprobar qué tipo de pintura de piscina se ha utilizado con anterioridad. Con esta información podremos adquirir todo el material que necesitamos y planificar los tiempos.

Así, si nuestra piscina es nueva, deberemos tenerla llena de agua al menos dos meses antes de proceder a su pintado. Durante ese tiempo, el agua irá eliminando el salitre que haya en el vaso de la piscina. Pasado esos dos meses podremos vaciarla y proceder al siguiente paso: limpiar a fondo el vaso de la piscina. Esta limpieza ha de hacerse con agua con salfumán o agua fuerte. La proporción es de tres partes de agua y una de salfumán, siendo preciso un enjuague en profundidad tras limpiar a fondo suelos y paredes.

Más contenidos recomendados:
Consejos sobre piscinas en el jardín

Tras la limpieza revisaremos bien las superficies por si hubiera desperfectos y repararlos antes de pintar. Una vez seco el vaso, proceso que suele ser de unas 48 horas, se puede proceder al pintado. La pintura más recomendada para pintar piscinas es la de clorocaucho o a base de agua, siendo fundamental respetar de forma estricta los tiempos de secado.

¿Qué pinturas se pueden utilizar para pintar piscinas?

Según el material y si la piscina se ha pintado antes o no, así será el tipo de pintura que tendremos que adquirir y los cuidados que tendremos que seguir. Así, las piscinas de hormigón o cemento han de ser protegidas del desgaste provocado por el agua y el sol, además de otros agentes como el cloro o el moho, algo similar a lo que ocurre con las piscinas de fibra de vidrio.

En ambos casos se precisa de pinturas resistentes al agua y al cloro, así como a todos aquellos productos químicos empleados para la conservación del agua. Unas pinturas que también son impermeabilizantes, con mucha adherencia y resistencia.

Otro de los aspectos que tendremos que considerar es el color. En los catálogos de pinturas para piscinas se puede elegir entre pinturas con acabado en azul o en blanco, siendo el color azul el más utilizado, mientras el blanco se emplea para dar más amplitud y luminosidad, además de atraer y mantener más el calor.