Todo lo que necesitas para abrir una floristería

A pesar del paso del tiempo, una floristería es un negocio que nunca pasa de moda y que ofrece diferentes alternativas de crecimiento. Es perfecto tanto para vender productos de forma tradicional, como mediante una tienda online. Lo importante, como en cualquier negocio, es contar con productos de primera calidad que poder ofrecer a los clientes. En este sentido, contar con el apoyo de un mayorista de flores puede ser esencial para alcanzar el éxito con nuestro negocio. Ahora bien, ¿qué cosas deberíamos tener en cuenta a la hora de abrir una floristería? Si os interesa el tema, seguir leyendo y descubrir algunas claves básicas para ello.

Elegir bien el proveedor

Como ya hemos comentado anteriormente, la calidad del producto ofertado marcará el camino hacia el éxito de nuestro negocio, además de ofrecer productos a precios competitivos. Es importante que contactéis con proveedores de flores naturales que lleven en este negocio muchos años y que tengan experiencia. De esta forma, podremos apoyarnos en sus consejos o acudir a ellos ante cualquier duda. Como todo en esta vida, hay muchos proveedores pero no todos ofrecen la misma calidad. Así que dedicar algo de tiempo en localizar el que mejor se adapte a vuestras necesidades.

Elegir el local ideal

El siguiente punto importante, es buscar un local que cuente con una buena ubicación estratégica. El corazón de una zona comercial puede ser perfecto para asegurarnos un buen número de clientes. Asegúrate de diseñar el local para que sea acogedor y que dé protagonismo a las flores. Aquí es muy importante decorarlo con plantas que llenen de color el local.

Más contenidos recomendados:
Truenos de venus: setos color lavanda

Contar con una buena iluminación

Para crear un ambiente particular al negocio, es importante optar por combinar la iluminación natural como la artificial. Lo que buscamos con esto es resaltar los productos y llamar la atención de los consumidores.

Mantenimiento del producto

Las flores y las plantas son elementos muy delicados que pueden llegar a marchitarse si no se cuidan de la forma correcta. Cada planta es un mundo y hay que tener ciertos conocimientos para que duren el mayor tiempo posible en nuestro local. Dedica parte de tu tiempo a su cuidado, eliminando todas aquellas que estén marchitas y que puedan dar mala imagen del negocio. En caso de duda ante cualquier cuidado, consultar con vuestro proveedor de plantas naturales para que os guíen durante el proceso. Una ayuda nunca viene mal en cualquier negocio. ¿No pensáis así?

Área para la preparación de los pedidos

Cada cliente es diferente al resto y cada uno tiene gustos distintos. Por este motivo, a la hora de preparar un ramo de flores o una planta para regalar, es necesario realizar ciertos arreglos para que el cliente quede satisfecho. De ahí que sea necesario contar con una mesa de preparación donde poder trabajar de forma cómoda.

Servicio a domicilio

Este último punto, no siempre es posible, pero sí que es muy importante si queremos elevar nuestras ventas. Tener la opción de llevar los encargos al destino que nos solicite el cliente, puede ser un gran punto a nuestro favor a la hora de tener éxito con nuestro negocio.

Además de todo lo que hemos visto a lo largo de nuestra publicación, ¿qué otras cosas pensáis que abría que tener en cuenta a la hora de abrir una floristería? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!